1 junio 2010 Desarrollo, Salud

reacción de un bebé sordo cuando escuchó por primera vez

Uno de los videos más vistos en la Web, durante el último fin de semana; las conmovedoras imágenes del pequeño Jonathan de ocho meses, cuando escucha por primera vez la voz de su madre. Este bebé padece hipoacusia y se le ha realizado un implante coclear bilateral, que le permite percibir sonidos de hasta 30 decibeles, equivalentes a susurros.

La hipoacusia o deficiencia auditiva se divide en dos tipos, dependiendo del momento en que ocurre: la primera, prelocutiva, aparece desde el nacimiento, impidiendo que exista alguna huella auditiva en el cerebro y truncando la aparición natural y espontánea del lenguaje. La segunda, del tipo postlocutivo, se refiere a la sordera que ocurre después de los cinco años de edad, cuando se había adquirido ya el lenguaje.

Alrededor de los tres años de edad, es posible medir tempranamente la pérdida de las facultades auditivas en niños que no nacieron sordos; recurrir a un implante coclear, es una alternativa quirúrgica que se considera segura, aún en edades tempranas. Estos dispositivos electrónicos están compuestos por una estructura interna, cuyos electrodos se implantan en el oído interno para estimular las fibras nerviosas que todavía funcionan, y un procesador externo que recibe y analiza los sonidos.

El estímulo nervioso que genera el implante, es lo que produce al cerebro la sensación de oír; los diferentes modelos de implantes incluyen uno o más canales de sonido, considerándose mejores los modelos multicanales, por producir mayor comprensión de la palabra hablada. Los estudios sugieren que los implantes cocleares generan muy buenos resultados, pero aún se esperan investigaciones que evalúen la mejoría auditiva con relación al desarrollo del lenguaje y psicosocial de los niños intervenidos.

Vía | La Gaceta

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 junio 2010
  2. Los niños sordos necesitan algo más que un implante coclear 19 abril 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *