11 noviembre 2009 Embarazo, Salud

Radiación en el embarazo

La Sociedad Norteamericana de Radiología, ha emitido una alerta en cuanto al abuso de exámenes radiológicos, realizados a mujeres que se conoce de antemano que se encuentran embarazadas; uno de los últimos estudios de población, revela que las cifras de mujeres en gestación a las que se les practican radiografías o tomografías computarizadas (TAC), ha aumentado en un 120% en los últimos diez años.

Este estudio, realizado por la universidad de Brown, afirma que tanto las radiografías como los exámenes TAC liberan una radiación baja y posiblemente sean realizadas en zonas del cuerpo distantes al útero, pero aún así, podrían llegar a dañar al bebé, sobre todo durante las primeras semanas de vida.

Muchas mujeres pueden poner en riesgo la salud del bebé en estas primeras semanas, si ignoran aún que están embarazadas, ya que es justamente entre las semanas 2 y 15 de gestación, cuando se considera que el bebé puede ser más sensible a la radiación y padecer algún trastorno en consecuencia.

El tema ha generado muchos debates desde la década de los 80, ya que la cantidad de rads necesaria para realizar una placa de torax o de odontología, es bastante baja y muchos consideran que no podría ser nociva para el bebé. Sin embargo, vale la pena aplazar una placa que no sea demasiado urgente, si se sabe que podría correrse cualquier riesgo, aunque fuese mínimo, que afectara la salud del bebé de forma irreversible.

Las consecuencias de la radiación para el bebé, podrían significar retardo en el crecimiento, daños neurológicos, ciertos tipos de leucemia y malformaciones físicas. Por este motivo los expertos recomiendan abstenerse de este tipo de pruebas durante el embarazo, a menos que fuesen definitivos en el diagnóstico de algún trastorno en la madre.

Vía | Diario de mujer

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *