27 mayo 2017 Noticias, Seguridad

sillas-auto

El RACE ha hecho públicos los resultados de su primer informe de evaluación de los sistemas de retención infantil de este año 2017. En esta ocasión se han analizado 42 sillas – un 30% más que en 2016 – y se ha detectado que ocho no han superado los niveles mínimos de calidad exigidos: tres han obtenido un “insatisfactorio” y cinco un “muy insatisfactorio”.

Este informe, que el RACE lleva a cabo desde hace 16 años, es un estudio europeo que analiza en condiciones más exigentes que las pruebas de homologación aspectos como la seguridad, el manejo, la ergonomía y la presencia de sustancias peligrosas en los tejidos de las sillas. En este primer estudio de 2017 de los 42 sistemas analizados, 24 han obtenido la clasificación “Satisfactoria” y 13 la “Aceptable”.

Además, se han evaluado 13 modelos homologados con la normativa ECE R-129 (i-Size), donde todos los modelos, a excepción de uno, han superado los niveles de calidad exigidos, y en su mayoría con la calificación de “Satisfactoria”.

La única silla i-Size que no ha pasado los niveles de recomendación ha sido debido a las pruebas de presencia de sustancias tóxicas presentes en los tejidos, no a la seguridad de las pruebas de impacto.

¿Qué diferencia existe entre una silla i-Size respecto a la norma anterior?

Según el RACE, las buenas clasificaciones en las sillas homologadas bajo la norma i-Size demuestran la mejora de la seguridad respecto a los modelos comercializados con la homologación R44/04, sobre todo en una mayor protección frente al impacto lateral.

Además el rango de la silla se mide según la altura del niño (dejando los percentiles de peso y edad), por lo que desaparece la clasificación de grupos. Por último, los niños de al menos hasta 15 meses deben ir en contra dirección de la marcha.

Esta nueva homologación i-Size no afecta a los padres con sillas de ECE –R44, ya que todavía no está prevista la desaparición de las sillas de esta normativa. Por lo tanto, actualmente se puede optar entre los modelos de las dos homologaciones.

Para aquello que quieran adquirir una silla i-Size deben tener en cuenta que el vehículo donde se vaya a instalar lleve un tercer punto de anclaje para su instalación mediante el Top tether, o que el coche esté adaptado para colocar la silla con una pata de apoyo.

En cualquier caso, desde el RACE se recomienda:
comprobar que el vehículo está adaptado y homologado para el uso de la silla según su norma.
– buscar el modelo que mejor se adapte a la altura del pequeño, teniendo en cuenta el sentido de la marcha. La recomendación es que se lleve al niño al menos hasta los 105 centímetros de altura, los 18 kilos de peso y nunca con menos de dos años de edad.
– probar el sistema con el niño y en el coche antes de comprarlo.

En estas imágenes tenéis los resultados completos:

informe-race-1

informe-race2

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *