18 diciembre 2016 Seguridad

Evitar accidentes es muy importante

Hoy nos referiremos a las quemaduras que se provocan al estar en contacto con el fuego, este tipo de accidente puede provocar quemaduras en los niños pequeños de segundo y tercer grado y las secuelas pueden ser realmente graves.

En términos generales las quemaduras térmicas son las que se provocan al estar en contacto con el fuego, las llamas u otras fuentes de calor. Generalmente son accidentales, especialmente en los niños que empiezan a caminar y se sienten atraídos por los mecheros, las cocinas, etc.

Cuando la piel de los niños entra en contacto de forma directa con el fuego se pueden generar lesiones muy graves tanto funcionales como estéticas. En ciertos casos más extremos la vida de los peques puede ponerse en riesgo, especialmente si la zona corporal afectada es extensa o si se ha inhalado el humo.

En estos casos no se deberá colocar hielo, ni dentífrico ni mantequilla en la zona afectada.mal uso de bengalas, petardos u otros productos de pirotecnia. En estos casos las lesiones afectan a sus manos, ojos, etc. Por eso insistimos la importancia de no dejar estos productos al alcance de los niños y lo fundamental que es la manipulación por parte de los adultos y nunca de los pequeños.

En el caso de que la quemadura térmica sea ocasionada por un incendio que no se puede apagar rápidamente el caso es muy grave y aún peor si existe humo en el lugar, lo más importante en esos momentos será evacuar toda la propiedad, saliendo al exterior sin usar el ascensor (en el caso de que hablemos de un edificio). Es sabido que en los grandes incendios muchas personas llegan a morir no por el fuego mismo sino por inhalación de humos y de gases.

Cuando un pequeños se queme es necesario avisar al 112, ahí les darán los pasos a seguir, mientras se comunican lo que aconsejan los expertos es aplicar agua fresca (nunca de deberá aplicar hielo).

Lo que no se debe hacer

Existen muchos mitos acerca de qué se debe hacer frente a una quemadura térmica, en muchos de ellos se mencionan remedios caseros que, a pesar de la buena voluntad que se tenga, puede resultar perjudiciales.

En estos casos no se deberá colocar hielo, ni dentífrico ni mantequilla en la zona afectada. Nunca romper las ampollas que seguramente se formaran ni quitar la piel muerta. En el caso de que se sienta olor a gas no encender el interruptor de la luz, en lo posible cortar toda la electricidad de la vivienda.

Consejos para prevenir

Lo ideal para evitar muchos accidentes de este tipo es tener en la vivienda un detector de humos, estadisticamente se pudo saber que las viviendas que tienen este tipo de artefacto llegan a reducir hasta un 50 por ciento las lesiones y las muertes como consecuencia del fuego.

Es necesario evitar que los pequeños de la familia, especialmente cuando comienzan a caminar, se mantengan alejados de los mecheros y líquidos inflamables. En el caso de estar cocinando no dejar los mangos de las sartenes o las asas de las ollas del lado exterior de la cocina.

Mantener las velas y los cigarrillos lejos de lo niños y de las mascotas ya que accidentalmente podrán tirarlos.

Los pequeños nunca tienen que jugar con petardos ni bengalas.

Vía | En Familia
Foto | Pixabay – Miriamns

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *