1 diciembre 2017 Parto

Contracciones que se dan en una etapa inicial

En la siguiente entrada te contaremos todos los secretos de los pródromos de parto, una de las consultas que se realizan con mayor frecuencia en las urgencias obstétricas. Para comenzar te contaremos que antes de comenzar la fase activa del parto existe una fase denominada latente o prodrómica.

En esta etapa aparecen algunas contracciones que son molestas e intensas, pero no cuentan con una secuencia regular y pueden desaparecer en cualquier momento. Es muy frecuente que la mujer embarazada esté en su casa con contracciones que le resultan dolorosas y cuando llegan al sanatorio u hospital se pararon. Esta mujer termina regresando a su hogar con un diagnóstico de pródromos de parto.

Debemos aclarar que estas contracciones no implican un sufrimiento en vano, este tipo de molestia tiene una función muy importante. Las primeras que se tienen ayudarán a que la cabeza del bebé se encaje y se realice una presión del cuello del útero, provocando que se ablande y empezando a borrarlo, para que más adelante se dilate.

Antes de comenzar la fase activa del parto existe una fase denominada latente o prodrómica.

No siempre las mujeres viven esta fase de la misma forma, mucho dependerá de la posición del bebé, de la tolerancia física o de la forma del cuerpo de la mujer. En términos generales estas contracciones tienen una duración menor a un minuto, no son regulares y la intensidad será muy variable.

Además, no todas las etapas prodrómicas tendrán la misma duración. Algunas mujeres embarazadas pueden entrar en la fase activa del parto después de varias horas de pródromos, pero otras mujeres pueden estar todo un día con pródromos y al día siguiente no notar nada para después volver a comenzar. Esto también variará si se está atravesando el primero, segundo o tercer embarazo.

Cuándo ir al hospital

Se deberá acudir a la clínica u hospital cuando las contracciones se vuelvan más regulares, ya sea cada cinco minutos, cada tres o cada siete, lo importante es que sigan un ritmo. También se deberá ir si las contracciones comenzaron a ser más dolorosas que las anteriores.

Si se siente inseguridad o se tiene la necesidad de ir al hospital sintiendo que algo no va bien se deberá ir sin problema. Es preferible ir dos o tres veces pero estar seguras. Cuando la mujer embarazada sea atendida por un médico se podrá consultar acerca de todas las dudas que se tengan acerca de las fases de inicio del parto.

Acudir al hospital en el caso de rotura de aguas. Si son de color claro y se notan movimientos del feto no será necesario salir corriendo, pero si tienen un tono más verdoso o marrón es importante acudir de forma urgente. También se deberá ir si llega a aparecer un sangrado como na regla, manchar un poco en los cambios del cuello del útero podrá ser normal, pero si el sangrado es más intenso acudir a urgencias.

La diferencia entre estas contracciones y las de parto es que entre una u la otra existirá un momento de tregua y el dolor no será constante, se podrán tolerar mejor.

Vía | Mater training
Foto | Pixabay – Redgular

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *