20 marzo 2017 Embarazo

Un sangrado frecuente en los primeros meses de gestación

Cuando hablamos de sangrado de implantación nos estamos refiriendo a un leve sangrado que puede aparecer durante los primeros meses de embarazo. La sangre es de un tono marrón o de un rosado claro y la textura es más liviana y mucho menos espesa que la sangre de la menstruación.

El algunos casos puntuales la sangre podrá ser de un rojo más fuerte, pero no es lo habitual. Tampoco se presentan coágulos. En el caso de que aparezca este sangrado lo aconsejable es acudir al médico ginecólogo u obstetra para descartar otro tipo de inconveniente.

Sangrado de implantación, cuándo se produce

Generalmente el sangrado por implantación tiene lugar unos 12 días después de la ovulación, en el momento en que tendría que aparecer la menstruación. Es algo común en los primeros meses de embarazo, se estima que un tercio de las mujeres pueden tener un leve manchado o sangrado en esta etapa de gestación En muchas oportunidades la cantidad de sangre es tan poca que puede pasar desapercibida.

Existen algunas aspectos para poder diferenciar la menstruación y el sangrado de implantación. Este último es muy leve, además se presenta con otros síntomas comunes en el embarazo, lo que lleva a sospechar a la mujer su condición. Otra diferencia es que el sangrado no tiene el mismo patrón que la menstruación normal, es mucho más ligero.

Existen algunas aspectos para poder diferenciar la menstruación y el sangrado de implantación.

Duración del sangrado

La duración de este sangrado podrá variar en cada caso en particular, en promedio tiene una duración de uno a tras días no superando nunca los 5 días Reiteramos que ante la presencia de un sangrado vaginal no se debe minimizar el tema y será necesario acudir a una consulta médica para descartar otros problemas.

El sangrado por implantación suele ir acompañado de otros síntomas, puede darse al mismo tiempo que un leve dolor de cólico o una inflamación de la barriga.

La fecundación se da después de haber tenido relaciones sin usar ningún tipo de protección. El esperma se puede llegar a mantener activo por los menos unas 72 horas, lo que nos demuestra que pueden pasar al menos tres días hasta que el óvulo se llega a convertir en blastocisto, después el óvulo que ha sido fecundado descenderá por las trompas de Falopio hasta llegar al útero. Este tipo de sangrado se da si el blastocisto se implanta o se adhiere en la superficie interior de la matriz, por esa razón el sangrado se da en los primeros días de la gestación.

Cuando el blastocisto se implanta se convierte en embrión El organismo de la mujer notará estos cambios y podrán tener una reacción, por esa razón el sangrado de implantación es bastante normal en las mujeres embarazadas.

Tengamos en cuenta que la implantación es uno de los primeros procesos que nos indicarán la presencia de un embarazo, en muchos casos es un síntoma al que no se le llega a prestar atención, pero sería conveniente estar más atentas.

Vía | Salud
Foto | Pixabay – Widephish

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *