9 octubre 2017 Embarazo

recién nacido

¿Estás embarazada y quieres saber en qué consiste el retraso del crecimiento intrauterino o tu bebé ya ha nacido y te acaban de comunicar que has sufrido esta anomalía durante tu embarazo? Te acercamos en qué consiste y las posibles consecuencias sobre tu hijo.

Se conoce como retraso del crecimiento intrauterino, RCIU, al fenómeno por el que el feto tiene un desarrollo menor al que le debería corresponder por su edad gestacional. Está asociado fundamentalmente al peso y al nacer suelen presentar bajo.

Cómo saber si el bebé está creciendo con normalidad

Si tu bebé tiene un crecimiento intrauterino retardado es algo que, por lo general, se ve durante el embarazo. En los diferentes controles ecográficos se va determinando si el creciendo es normal. En las ecografías se mide el tamaño de la cabeza, el abdomen y el fémur y sus resultados servirán para saber si su crecimiento entra dentro de la norma.

¿Qué pasa si el bebé tiene un retraso en el crecimiento intrauterino?

Si tu ginecólogo sospecha que tu bebé tiene un retraso en el crecimiento intrauterino te mandará una ecografía doppler. A través de este estudio más completo lo que se buscará será evaluar el bienestar fetal y ver si tu bebé no crece a un ritmo óptimo porque no esté recibiendo la cantidad de sangre adecuada. En ese caso se evaluaría si supone algún riesgo que siga dentro del útero y quizá es mejor provocar el parto.

doppler

El médico determinaría que es mejor provocar el parto si ve que el bebé ha dejado prácticamente de crecer, si la ecografía doppler muestra unos datos patológicos que indican que el bebé puede estar en riesgo, si esto puede estar provocado por una hipertensión de la madre o si la embarazada ya tiene 37 o más semanas de gestación, es decir, si se está ante un embarazo a término.

Los bebés RCIU tras el parto

Por lo general, estos bebés no presentan ningún tipo de patología una vez han nacido.
Su único problema ha sido el bajo peso y al nacer lo recuperan rápidamente aunque estarán un tiempo por debajo de los percentiles, teniendo un percentil por debajo de diez, cuando lo habitual es que estén entre el 10 y el 90.

Como pruebas rutinarias a estos bebés transcurrido el mes de vida se les someterá a una ecografía transfontanelar que permita asegurar que el bebé tiene todos los órganos en perfecto estado.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *