23 abril 2017 Salud

Un tema que debes conocer

Seguramente en más de una oportunidad escuchaste hablar de la incompatibilidad RH, un problema que surge cuando la mujer que está embarazada tiene sangre del factor RH negativo y el bebé sangre RH positiva. Hoy te contaremos todos los detalles que deberás conocer acerca de este tema.

Tengamos en cuenta que durante la etapa de gestación, los glóbulos rojos del feto pasan a la sangre de la madre por medio de la placenta. En el caso de que la madre tenga sangre RH negativo el sistema inmunitario de ella tratará las células del bebé RH positivas como si fuera una sustancia extraña.

En estos casos el organismo de la mujer comenzará a crear anticuerpos contra estas células sanguíneas fetales, estos anticuerpos pasarán nuevamente a través de la placenta hacia el feto y los anticuerpos se encargarán de destruir los glóbulos rojos circulantes por el cuerpo del bebé, con todas las consecuencias que esto implica.

La cantidad de bilirrubina en la sangre del bebé puede ser leve o muy peligrosa.

Esta situación generaría en el bebé una producción de bilirrubina, el bebé se pondrá amarillo. La cantidad de bilirrubina en la sangre del bebé puede ser leve o muy peligrosa.

Generalmente este problema no llega a afectar a los bebés primogénitos sino que es más posible en un segundo embarazo o cuando la mujer ha pasado por un embarazo interrumpido o aborto espontáneo, situaciones que deja el sistema inmunitario más sensible. El problema se genera porque la madre no podrá desarrollar los anticuerpos.

La importancia de la prevencion

Estadísticamente se pudo ver que el problema se volvió menos común en sitios que brindan accesos a buenos controles médicos en donde emplean inmuniglobinas especiales denominadas RhoGAM.

Si el problema no se trata de forma adecuada el bebé al nacer sufrirá de ictericia, color amarillo en la piel y esclerótica de los ojos, letargo o una bajo tono muscular.

Tratamientos de la incompatibilidad RH

Existen diferentes tratamientos, entre ellos encontramos el uso de RhoGAM, que se usará de forma preventiva. Tengamos en cuenta que en estos casos la mejor alternativa continua siendo la prevención. Cuando el bebé ya ha sido afectado el tratamiento dependerá de la gravedad de cada caso en particular.

Si el caso es leve se podrá tratar mediante el uso de luces de bilirrubina, o mediante inmunoglobina intravenosa. Cuando los bebés tienen un cuadro más grave tendrán que recibir una exsanguinotransfusión, así se podrán disminuir los niveles de bilirrubina en la sangre.

Cabe la pena mencionar que para la incompatibilidad RH leve la recuperación es total. En el caso de los cuadros más graves pueden existir otras consecuencias como daño cerebral, acumulación de líquido e hinchazón en el bebé (hidropesia fetal).

Vía | Medlineplus
Foto | Flickr – Ariana Urbina / Flickr – Anieul Rivas

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *