12 abril 2017 Consejos

Nunca usar hisopos para su limpieza

Si tu bebé tiene sus oídos tapados existen ciertos aspectos que tienes que tener en cuenta. Un punto clave es evitar el uso de hisopos. Si bien son elementos que podrás encontrar en muchos botiquines familiares pueden ser peligrosos si se usan de una forma incorrecta.

Algunas personas tienen más cantidad de cera que otras, generalmente el oído humano únicamente produce la cantidad de cera que necesita, solo en algunos casos los oídos de los pequeños pueden pueden productor cera en exceso.

Cuando la cantidad de cera perjudica la audición, dolor o incomodidad será necesario quitarla, este tratamiento siempre deberá ser realizado por el médico. Solo el profesional será quien se encargue de determinar la cantidad de cera que se debe extraer, además de descartar otros problemas que puedan estar generando estos síntomas.

Una manera de darse cuenta si un bebé tiene dolor de oídos es si se jalan de sus orejas.

Los padres nunca debemos intentar quitar la cera de forma casera, ni siquiera usando los medicamentos que pueden ser considerados seguros y que, finalmente, no lo son. Poner en riesgo el canal auditivo de los bebés es muy peligroso y las consecuencias son graves.

Causas por las cuáles los oídos producen cera

En primer lugar deberemos decir que la cera se genera en el canal del oídos externo, es una zona que se encuentra entre la parte carnosa de la oreja exterior de la cabeza y el oído medio. Además, debemos recordar que la palabra adecuada para referirse a la cera del oído es cerumen.

Esta cera o cerumen cumple distintas funciones, todas ellas muy importantes. Por ejemplo, ayuda a proteger el canal auditivo y el tímpano, ya que brinda un revestimientos a prueba de agua en el canal auditivo, lo que ayuda a que se mantenga seco y evitar que los gérmenes provoquen infecciones.

Los tratamientos deben ser realizados por el médico

Por otro lado, el cerumen se encarga de atrapar la suciedad, el polvo y otras partículas evitando que el tímpano se irrite. Cuando se produce la cera se abre paso por el canal del oído externo hacia el orificio de la oreja. Esta cera comienza a desprenderse y sale del oído cuando el bebé o el niño se baña. Generalmente la cera se produce de manera continua pero manteniendo las cantidades suficientes.

Si el pequeño se queda de su dolor de oído lo único que podrás hacer es limpiar su parte externa del oído usando un paño, pero nunca usando un hisopo, ni el dedo ni otra cosa que genere la necesidad de hurgar en el oído ya que se podría provocar un daño en el canal auditivo y en su tímpano.

Lo ideal es siempre consultar con el médico, especialmente si siente sus oídos tapados o muestra molestias en la zona. Una manera de darse cuenta si un bebé tiene dolor de oídos es si se jalan de sus orejas, esto es un claro síntoma de los dolores de oído, ya que aun no pueden explicarnos esta sensación. Reiteramos que actualmente se usan muchos tratamiento sin receta que prometen quitar la cera, no es conveniente usarlos sin antes consultar con el médico y sin que el profesional nos diga la correcta manera de hacerlo.

Vía | Kidshealth
Foto | Pixabay – Woodypino / Pixabay – Laviki

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *