3 junio 2016 Salud

Un problema que requiere de un rápido tratamiento

Queremos contarte acerca de un problema que pueden sufrir los bebés prematuros, se trata de la enterecolitis necrosante. En términos generales podemos decir que se trata de la muerte del tejido intestinal.

Entre las diferentes causas que pueden provocarla ocurre cuando el revestimiento de la pared intestinal muere. Este problema puede suceder en un bebé que está enfermo o en un bebé prematuro. Es posible que suceda mientras el pequeño aún está en la clínica u hospital. No se sabe con exactitud que lo genera, una disminución del flujo sanguíneo hacia el intestino pueden provocar daño en el tejido.

Por otro lado se estima que las bacterias presentes en el intestino también pueden contribuir en este problema. En el caso de los bebés prematuros se sabe que tienen una respuesta inmunitaria no desarrollada para las bacterias o una menor cantidad de flujo sanguíneo. Este desequilibrio en la regulación inmunitaria podría relacionarse con la enterocolitis necrosante.

Un problema médico que requiere de rápida atención.

Entre los bebés que tienen más posibilidad de padecer este problema encontramos:

  • Bebés prematuros
  • Bebés que son alimentados mediante leche de fórmula o maternizadas
  • Bebés que pasan tiempo en una guardería en donde se ha presentado un brote
  • Bebés que recibieron exanguinotransfusiones

Los síntomas más comunes de la enterocolitis necrosante son:

  • Sangre en sus heces
  • Problemas en la alimentación
  • No tienen energía
  • Hinchazón en su abdomen
  • Diarrea
  • Cambios en la temperatura corporal
  • Cambios en el ritmo de su respiración
  • Cambios en su frecuencia cardíaca
  • Vómitos

Ante la duda de que pueda estar sufriendo enterocolitis necrosante el médico seguramente pedirá diferentes exámenes y pruebas, entre las que se incluyen radiografía abdominal, examen de sangre, conteo sanguíneo completo, otros exámenes de sangre.

Con respecto al tratamiento de este problema será el médico el encargado de establecer cual es el más adecuado. Se podrá suspender las alimentaciones regulares, administrar antibióticos intravenosos, administrar nutrición endovenosa. Sacar los gases del intestino mediante algún procedimiento específico. Además de vigilar el estado de la salud del pequeño mediante la realización de radiografías abdominales, exámenes de sangre y gosometrías arteriales.

En algunos casos puede suceder que el bebé necesite de una cirugía, especialmente si existe una perforación intestinal o una inflamación de la pared abdominal (peritonitis).

En este tipo de cirugía el medico deberá extraer el tejido intestinal muerto, realizará una colostomía o una ileostomía. Su intestino tendría que poder reconectarse después del paso de varias semanas, incluso meses, cuando su inflamación se haya curado.

Es muy importante que tomemos conciencia que la enterocolitis necrosante es una enfermedad seria, es muy importante llevar adelante un correcto tratamiento y poder detectar a tiempo el problema para evitar consecuencias muy graves.

Entre las conclusiones puede incluir: peritonitis, sepsis, perforación intestinal, estenosis intestinal, graves problemas renales, síndrome del intestino corto si se pierde una gran cantidad del intestino.

Vía | NLM
Foto | Flickr – Ariana Urbina

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *