27 mayo 2017 Nutrición

Puntos claves de una nueva manera de alimentar a los bebés

El día de hoy te hablaremos acerca de la alimentación autorregulada o el ‘baby led weaning‘. Comenzaremos decirte que tiene lugar al comenzar la alimentación complementaria, la misma estará dirigida por el bebé. En este caso se pasará de la lactancia exclusiva a la ingesta de alimentos sólidos de manera regulada por el pequeño.

Recordemos que recién a los seis meses de edad los bebés estarán en condiciones de probar otros tipos de alimentos, hasta el momento deberán ser alimentados por leche materna o leche de fórmula. Teniendo esto como base se comenzará a introducir una alimentación complementaria sin tener la necesidad de triturar la comida ni de preparar diferentes purés.

En muchos casos se aprovecha el interés que demuestra el pequeño cuando ve los diferentes alimentos, especialmente en porciones grandes. Siempre bajo la supervisión de un adulto se les permitirá jugar con ellos, descubrir los diferentes colores y texturas. De esta forma se estará incorporando los alimentos sólidos de manera divertida y natural.

En muchos casos se aprovecha el interés que demuestra el pequeño cuando ve los diferentes alimentos-

No será necesario pensar en algún menú especial, solo se tendrá que preparar la comida de los adultos sin sal (siempre alimentos sanos y nutritivos), así los alimentos se irán agregando a la alimentación de manera gradual. Si se introduce de forma gradual será posible determinar si se está frente a una posible alergia. En estos casos es necesario saber que el bebé se manchará bastante, pero si no fuera por eso los que adhieren a este tipo de alimentación consideran que todo es ventajoso.

Esta alimentación, en sí, no tiene ni misterios ni trucos, solo se deberían tener en cuenta algunos detalles. Un punto importante es que el bebé se siente erguido para comer, no se deberá presionar a qe coma determinado alimento.

Es mejor permitirle que agarre solo los alimentos y se los lleve a la boca por sí solo. Así estaremos favoreciendo la coordinación y el agarre de pinza. Además estaremos respetando su proceso de aprendizaje, una manera en que podrá comer de forma segura. Y, por último, será el pequeño quien establezca su propio ritmo y sus propias necesidades.

Las piezas o porciones que se le brinde deberán ser grandes, alimentos que no resbalen. No darle frutos secos o semillas ya que son alimentos de un tamaño pequeño y muy duro que podrá terminar siendo peligroso. Recuerda no dejar nunca al bebé mientras está comiendo, ni siquiera por unos pocos segundos.

Deberás aceptar que a comida que le vayas a servir terminará en cualquier lado salvo en la bandeja o en la mesa. Ten a mano baberos gigantes, manteles o trapos en el sueño, etc.

Vía | Revista ohlala
Foto | Pixabay – Avilchnn

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *