20 julio 2017 Embarazo

Síntomas a los que se debe estar atenta

Si notaste que tu visión en el embarazo está teniendo cambios no dejes de leer la siguiente entrada. Comenzaremos por decirte que en ocasiones los problemas en la visión se generan por los mareos que se producen al levantarse muy rápido, ya que existe una reducción en la cantidad de sangre que llegaría al cerebro, así la visión se volvería borrosa y aparecería una sensación de mareo.

Es normal que durante la gestación algunas mujeres tengan inflamación, lo que puede terminar afectando a los ojos y, por ende, a la visión. Este problema suele ser temporal y es un síntoma bastante común en el embarazo.

En el caso de la preeclampsia se podría generar una inflamación de la retina, y como consecuencia, problemas en la visión. La diabetes gestacional puede ser otra causa, pensemos que la glucosa puede llegar a afectar a la córnea y, también, al cristalino.

Es normal que durante la gestación algunas mujeres tengan inflamación, lo que puede terminar afectando a los ojos y, por ende, a la visión.

Si una mujer tiene su visión borrosa se podría vincular este problema con un desprendimiento de la retina, lo que puede ser provocado por la hipertensión.

Consultas con el oftalmólogo en la gestación

En algunas oportunidades será necesario que se consulte a un profesional, especialmente si aparece visión borrosa en el embarazo. En este caso se podrá vincular a otros problemas de salud, como la diabetes o la hipertensión.

En los casos de que la visión nublada se acompañen de dolores de cabeza, dolor abdominal o un incremento de peso podemos estar frente a un cuadro de preeclampsia, por lo que es muy importante acudir a un profesional lo antes posible.

También puede suceder que la visión borrosa sea, simplemente, un efecto secundario del embarazo, en estos casos la visión volverá a ser normal después del nacimiento del bebé.

El embarazo puede generar cambios y afectar la visión. En la etapa de la gestación se generan muchos cambios, en algunos casos se relacionan con la vista y los ojos. Además, se dan cambios hormonales, circulares y cambios en el metabolismo.

Uno de los problemas más frecuentes que deben afrontar las mujeres embarazadas es la retención de líquidos, lo que puede provocar el grosor de la córnea. No es algo muy preocupante, pero puede provocar cambios en la manera que se ve con lentes de contacto o lentes comunes.

En el caso de que se vean cambios al respecto seguramente será algo menor. Estos cambios no son nada extraños, por esa razón no se llevan a cabo cirugías láser en esta etapa, tampoco se aconseja cambiar los lentes sino que se deberá ver que sucede después del parto.

En el mayoría de los casos las mujeres embarazadas podrán sentirse más cortas de vista de lo normal, si ya usaban lentes seguramente no será necesario cambiar la graduación. Los cambios suelen ser temporales y se volverá a la normalidad después de unos meses de que haya nacido el bebé. En los casos que la visión haya cambiado mucho te aconsejamos consultar con un oftalmólogo.

Si normalmente utilizas gotas para aliviar los ojos secos recuerda consultar con el médico acerca de continuar su uso, algunos productos que se venden pueden contener ingredientes que no son tan seguros durante el embarazo. En el caso de usar lentes de contacto lo ideal es utilizarlos por tiempos más cortos, incluso se pueden cambiar por los tradicionales lentes con armazón.

Vía | Salud 1
Foto | Pixabay – Public domain pictures

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *