6 agosto 2010 Lactancia, Padres y madres, Salud

Problemas durante la lactancia: Grietas en el pezón
Uno de los problemas más temidos por las mamás que dan el pecho a sus bebés son las grietas en el pezón. Se atribuyen normalmente a una mala posición al amamantar, pero contra lo que podría esperarse no afecta sólo a primerizas. Mamás experimentadas y con lactancias anteriores satisfactorias, también las sufren. Se trata de lesiones en el pezón, de mayor o menor profundidad, que hacen de las tomas algo muy doloroso en la mayoría de los casos y que pueden llegar a sangrar.

Normalmente las grietas aparecen porque el bebé no abarca la areola completa con la boca y se queda sólo en el pezón. Puede deberse a una mala postura o a que el pequeño se haya acostumbrado al chupete o el biberón que no requiren tanta apertura de la boca. En ocasiones también son debidas a un problema anatómico en la boca del bebé. Si es así, consulta con tu pediatra o con un grupo de lactancia para que te ayuden a darle de mamar en una postura correcta.

Si consigues sobreponerte al dolor, y aunque el pezón sangre, las grietas no son motivo para dejar la lactancia. Si modificas la postura en que sujetas al bebé y te aseguras de que se agarra correctamente, en unos días habrán cicatrizado. Lo mejor que puedes hacer es extender un poco de tu propia leche por el pezón tras la toma y dejarlo al aire todo el tiempo que puedas. Evita los sujetadores apretados y la higiene excesiva. Con la ducha diaria tienes suficiente.

Evita los discos de lactancia cuando estés en casa, son plásticos y mantienen húmedo el pecho. Es preferible que utilices algo de tela de algodón. Las pezoneras te pueden ayudar a mantener la lactancia si te duele mucho, pero en algunos casos empeoran las grietas. Si has decidido seguir dando el pecho, consulta con un grupo de lactancia para que otras mamás te orienten y te ayuden a superarlas lo antes posible.

Via | Mi bebé y yo
Foto | Flickr-Daquella manera

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 6 agosto 2010
  2. El mal humor en los niños 8 agosto 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *