13 marzo 2017 Lactancia

Un tema que preocupa a muchas madres en la lactancia

Seguiremos hablando de la hipogalactia. Este trastorno, conocido también como agalactia es un problema que puede tener su orígenes hormonales, se genera por una insuficiente producción de leche por las madres que se encuentran en la etapa de la lactancia.

En muchos casos se abandona la lactancia por dolores o lastimaduras en las mamas. Cuando existen problemas en estas zona se deberá aclarar que pasar varias horas en el pecho no ayudará a que se genere la cantidad suficiente de leche.

Son los casos típicos en que la madre ofrece a su bebé lactancia a demanda y el bebé no llega a incrementar su peso de manera adecuada o se nota que nunca queda satisfecho. Si se considera que se trata de no tener el estímulo suficiente es un problema que se podría solucionar. Lo ideal será consultar con el obstetra acerca de los pasos a seguir.

Son los casos típicos en que la madre ofrece a su bebé lactancia a demanda y el bebé no llega a incrementar su peso de manera adecuada.

En otros casos es la madre la que puede generar la hipogalactia, en algunas oportunidades se puede ver que existe un cambio hormonal o fisiopatológico en la que ella puede interferir. Entre estos casos podemos encontrar una hemorragia grave en el parto o después de él, que podría provocar un daño en el hipófisis, este problema se denomina Síndrome de Seheenam. También se puede dar en la retención de la placenta, frente a una anemia intensa, los cambios en las tiroideas o cuando existe un síndrome de ovario poliquístico.

Cualquier cambio o alteración en el pecho puede provocar una hipogalactia, se puede dar en el caso de las cirugías mamarias o torácicas de todo tipo, incluso cuando las intervenciones fueron realizadas años atrás.

El motivo puede vincularse con una mala transmición de los estímulos nerviosos por el tejido cicatricial, tengamos en cuenta que la sensibilidad del pecho es quien envía los mensajes de la lactancia provocando que la hipófisis genere las hormonas que se ocupan de la fabricación de la leche. Si este ‘mensaje’ no llega correctamente la respuesta no será la esperada.

Tratamiento de la hipogalactia

Ante este tipo de problema la primera medida que se puede tomar es la de mejorar los estímulos pudiendo maximizar la succión y acortando el tiempo entre las tomas. En el caso de ser necesario se podrán complementar las extracciones con herramientas manuales y/o mecánicas.

Los médicos aconsejan entre 7 y 10 extracciones diarias de ambos pechos, considerando que cada toma podría tener una duración de 5 a 20 minutos dependiendo de la velocidad en que fluya la leche, es importante saber que las sesiones no tienen que ser muy largas, es mejor dos sesiones de 15 minutos que una de 30.

Otra buena medida es realizar un masaje de estimulación previo a la toma y combinar la extracción manual con una extracción mecánica ayudándonos con una bomba doble. Reiteramos la importancia de realizar siempre extracciones cortas y frecuentes y no largas y muy espaciadas.

Si con estos métodos no se han generado resultados se puede consultar al médico acerca de sustancias denominadas galactogogos, productos que ayudan a incrementar la producción de leche. Pero siempre bajo la supervición de un profesional.

Vía | Crianza Natural
Foto | Pixabay – Mariagarzon

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *