16 julio 2010 Consejos, Opinión, Recién Nacido

Las primeras visitas al recién nacido y la actitud de los padres
Ha llegado el día y el bebé acaba de nacer. Está con mamá, los dos reponiéndose del esfuerzo o la operación y papá tiene el teléfono que echa humo. Hay que contar a toda la familia y amigos que todo ha ido bien, que el peque es maravilloso, precioso…y que ambos están bien. Como respuesta, la gente que quiere a la recién ampliada familia comienza a organizar las visitas para conocer al pequeñín y mostrar su cariño a los papás recientes.

Todo es normal y pasa en casi todos los nacimientos. Pero esta escena de película hay que matizarla. En el mejor de los casos los padres han pasado unas horas muy estresantes. Mamá y el peque tienen que comenzar la lactancia, y además ella tiene un cóctel hormonal que le hace estar de un humor inestable. Quizá no sea el mejor momento para recibir visitas, aunque hay padres que lo están deseando.

Con la familia directa hay confianza, es dificil decir a los abuelos que esperen, pero muy fácil pedirles que la visita sea corta. Ellos saben por lo que están pasando los papás y están para disfrutar del peque pero también para echar una mano. Respecto al resto de familia más lejana y amigos, nadie debería tomarse a mal que le pidan un par de días o que el bebé se adapte a su nueva casa y rutina antes de recibirles. Enviar unas fotos lo hará aún más sencillo.

Ya deberíamos haber creado un protocolo para estos casos. Algo como unas tarjetitas de invitación para visitar al bebé o una fiesta de bienvenida cuando los padres quieran. Sería mucho más fácil para todos.

En el otro lado están los papás que restringen las visitas a todo el mundo excepto a la madre de ella. Suele ser a quien la reciente mamá quiere tener cerca, quien mejor le va a ayudar, pero la madre de él es tan abuela como la suya. Excluirla en ese momento, por dificil que sea la relación o por muy incómoda que te sientas, es de las cosas que no te perdonará. No se trata de tu familia política, sino de la familia directa de tu bebé y desde que nace estás marcando las pautas de su relación con ellos.

Por supuesto siempre hay mamás que se recuperan estupendamente y están encantadas de tener compañía a todas horas, en eso como en todo cada una somos un mundo.

Foto | Flickr-mrubcic

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • carmenchu

    Por mi experiencia, aunque estes cansada, creo que es mejor recibir las visitas en el hospital, que luego en casa. Tienes que tener la casa preparada, poner cafe o unas tapitas, y aguantarlos el tiempo que quieran estar. En el hospital como maximo estaran una hora y se van.
    Yo no aguanto las visitas en casa, y mas si es un piso pequeño.

  • Belén

    Carmenchu, siempre depende de la madre, eso es lo que se debería respetar.
    Gracias por tu aportación. Un saludo

Enlaces y trackbacks

  1. Soy Padre: De visita 1 octubre 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *