4 diciembre 2009 Compras, Consejos, Entretenimiento, Juegos y juguetes

preguntas que debemos hacernos antes de comprar un juguete II

Y aquí seguimos haciéndonos preguntas antes de decirnos por un juguete u otro con el que obsequiar a nuestro pequeño, sabiendo que, en esa elección vamos a conseguir el triunfo o el fracaso en la diversión de nuestro niño. Un poco de reflexión antes nunca viene mal.

¿Cuántos juguetes le vamos a regalar?
Aquí, como todo en la vida, en el equilibrio está la perfección. El exceso de juguetes puede provocarles no sólo aburrimiento, si no también, una actitud caprichosa y de menosprecio que puede acabar arraigándose en su forma de proceder en el resto de su afrenta ante la vida.

¿Qué juguetes tienen ya?
En la variedad está el gusto y el crecimiento. Por eso está bien pensar antes en los juguetes de los que disponen para obsequiarles con otros nuevos que le ayuden ampliar su campo lúdico y de diversión. Se trata de que les estimulen en su desarrollo psicomotriz, intelectual, imaginativo… por eso, con cada etapa, irán necesitando de juguetes nuevos que le ayuden a cumplir ese nuevo objetivo.

¿Los juguetes se diferencian por sexos?
Puede suceder que a nuestro niño le guste jugar con muñecas y, en su carta de Reyes, prefiera pedir una ‘bebé meoncete’ a un camión de bomberos. No hay que alarmarse, afortunadamente los juguetes no distinguen de sexos ni los gustos de los niños tampoco. El juego es una actividad libre y espontánea y así es como debemos entenderla los adultos.

¿Necesitan de la compañía de otros niños para jugar?
Jugar en compañía es importante para el desarrollo social de los niños pero debemos plantearnos esta cuestión siempre que vayamos a comprar un juego ya que no siempre será posible que pueda jugar con más compañeros o con los propios miembros de la familia. Esto suele suceder, bastante a menudo, con los juegos de mesa que, al final, por falta de participantes acaban arrumbados en cualquier rincón de casa.

¿Tenemos bastante espacio en casa para usar el juguete?
Bastante a menudo caemos en el error de comprar juguetes que, para jugar, necesitan ser montados en un espacio bastante grande. Por eso, antes de decidirnos, debemos tener en cuenta de cuánto espacio libre disponemos para que el juguete pueda ser montado. Lo ideal, desde luego, es de disponer de una habitación adecuada para las tareas lúdicas y, de este modo, podremos montarlo y dejarlo así para que el pequeño juegue siempre que quiera. Pero, por desgracia, no siempre sucede así y tenemos que montar y desmontar para el ratito que al niño le apetece, por lo tanto, al final, acabará olvidado en el trastero de pura pereza.

Vía | Guía del Juguete

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 4 diciembre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *