5 abril 2017 Nutrición

Distintas razones del rechazo

Algunos niños rechazan la leche, un tema que puede preocupar a sus padres. Hoy nos referiremos a si es sólo una cuestión de preferencias o si su actitud está cubriendo otro problema de salud que no se ha llegado a diagnosticar

Es importante, en primer lugar, diferenciar el hecho de tomar poca leche al hecho de que directamente no tomen nada, que la rechacen. Los niños continuarán comiendo bien, solo que rechazarán la leche, al verla ni intentan probarla.

Tenemos que pensar que en ocasiones los padres nos movemos y actuamos en base a mandatos o costumbres que vienen desde hace años, por ejemplo, que la leche es un alimentos fundamental para la correcta alimentación de los pequeños, sobre esto tendremos que reflexionar. Las personas somos onmívoros y mamíferos, esto significa que en la primer etapa de la vida la leche es el alimento único gracias al cual conseguiremos todos los nutrientes y vitaminas necesarios para mantener un óptimo estado de salud.

En la primer etapa de la vida la leche es el alimento único gracias al cual conseguiremos todos los nutrientes y vitaminas.

Con el paso de los meses los niños incorporarán otros alimentos teniendo una dieta más amplia y variada. Todo dependerá de la etapa de vida del pequeño.

Durante sus primeros meses de vida, cuando la leche es su único alimento podrán rechazarla porque ya no tienen más apetito, si la cantidad de leche que ingiere está por encima de lo que requiere estaremos provocándole un problema. El bebé no comerá más de los que su cuerpo necesita.

Existen etapas de la vida en que los niños podrán necesitar más cantidad de leche, especialmente si están más activos y otras en las que la cantidad será menor porque están gastando menos energía.

En otras etapas de la vida existen otras razones por las que el bebé rechazará la leche, por ejemplo, intolerancia alimentaria, reflujo gastroesofágico, infección de orina, gastroenteritis, bronquiolitis.

Qué hacer frente al rechazo de la leche

Si estamos frente a bebés de unos 6 meses de vida el rechazo a la leche podrá tener otros matices e implicatorias. En este punto el tema se vuelve más complejo, ya no será solo una cuestión de tener o no hambre o si tiene que recuperar más o menos energía.

Cuando tienen seis meses de edad comenzarán a incorporar alimentos semisólidos o sólidos a su dieta, esto puede generar que comiencen a tener otros intereses. Disfrutan mucho más los alimentos con nuevas texturas y sabores y, por eso, ya no disfrutan de la leche.

Lo importante sería que, si bien no quieren tomar leche, no dejen de consumir otro tipo de lácteos como el yogur o queso.

Después de los 5 años de edad las personas ya no somos considerados como lactantes. A partir de esta etapa de la vida podrá suceder que la leche ya no le sentará bien, esto se relacionará a una enzima denominada lactasa. La lactasa es generada en la pared del intestino y tiene el fin de romper con el azúcar de la leche para que el organismo pueda absorberla A partir de los 3 – 5 años las personas ya no producen más lactasa y por eso se puede generar cierto rechazo a la leche.

En un próximo artículo seguiremos hablando de este interesante tema y las maneras de sustituir el consumo de leche.

Vía | Mi pediatra online
Foto | Pixabay – DevanathPixabay – Conger Design

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *