8 noviembre 2009 Educación, Entretenimiento, Libros

Poema: versos populares de la castaña, la nuez y la avellana

El otoño es una época de especial melancolía quizá por la caída de las hojas secas de los árboles, porque se acercan los días más fríos, o porque el sol ya casi no calienta. Y es también la estación en la que podemos comer una determinada variedad de frutos secos que son típicos de la etapa otoñal. ¿Quién no ha comido castañas asadas por la calle o nueces con miel?

Las castañas, las nueces, las avellanas, las bellotas… son los frutos más destacados y es muy divertido poder acompañar a los más niños en su aprendizaje sobre todas aquellas cosas que pueden aprender del otoño. Un juego, una manualidad o un poema les facilita mucho esa tarea educadora a los papás y a los profes de la guarde. Yo quería compartir con vosotros tres versos populares que hablan, precisamente, de esos frutos tan buscados en el otoño. Espero que os gusten.

HISTORIA DE UNA CASTAÑA
Había una castaña
que se subió en una araña,
la araña se movió
y la castaña se cayó.
¡Pobrecita la castaña
que se subió en una araña!

HISTORIA DE UNA NUEZ
Había una vez una nuez
que era amiga de un pez.
El pez se marchó
y la nuez sola se quedó.
¡Pobrecita aquella nuez
que se quedó sin su pez!

HISTORIA DE UNA AVELLANA
Había una vez una avellana
que salió por la mañana,
de su casa se alejó
y un niño se la comió.
¡Pobrecita la avellana
que salió por la mañana!

Foto | Wallcoo

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Versos y poemas infantiles para celebrar el otoño 24 septiembre 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *