22 febrero 2010 Libros, Ocio

poema piececitos

Son muchos los poemas que la poetisa chilena, y Premio Nobel de Literatura, Gabriela Mistral ha dedicado a los niños. Trazando una geografía lírica alrededor de su presencia, la escritora nos muestra, con una sutileza y hermosura que sólo los grandes del verso dominan, a unos bebés llenos de vida y amor que giran alegres sobre los amorosos brazos de sus orgullosas madres. Con sorpresa, como queriendo arrebatarle a los mismos astros toda su plenitud, el grácil cuerpo del recién nacido se torna crisol donde la eternidad se detiene en el milagro del nacimiento.

En una ocasión anterior, la poetisa nos enseñó las manitas del niño que se hayan bendecidas por la inocencia más pura, ahora, es el momento de que nos muestre los pies, esos diminutos templos desde los que se erige toda su altura, las todavía tambaleantes columnas que lo llevan hacia el camino de la vida. Versos para disfrutar, para reflexionar y quizás, también, para aprender a mirar a nuestro niño poquito a poco, deteniéndonos en cada mínimo detalle de su perfecta anatomía.

PIECECITOS

Piececitos de niño
azulosos de frío,
¿cómo os ven y no os cubren?
¡Dios mío!

¡Piececitos heridos
por los guijarros todos,
ultrajados de nieves
y lodos!

El hombre, ciego, ignora
que allí donde os posáis,
una flor de luz viva
dejáis

que allí donde ponéis
la plantita sangrante,
el nardo nace más
fragante.

Vosotros que marcháis
por los caminos rectos,
sed puros, como sois
perfectos.

Piececitos de niño,
dos joyitas sufrientes,
¿cómo pasan sin veros
las gentes?

Poema | Gabriela Mistral
Imagen | Flickr – Haddhar

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Poema: Mi caballero 3 abril 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *