8 agosto 2010 Entretenimiento, Ocio

Poema: Mi nieta se llama Martina
Cuando nace un nieto, en especial si es el primero, la alegría te desborda. La sensación de un bebé en la familia supone una serie de emociones que embarga a los abuelos, les cambia la vida. Al igual que un hijo supone un giro importante en la manera de ver la vida y de los valores a seguir, como ya contamos, la llegada de un nieto a la vida de los abuelos significa otro cambio de actitud frente a todo.

Soy de las que defienden que los abuelos son los que tienen que mimar a los nietos, que es su función. Ellos ya pasaron la etapa de educar y ser estrictos con sus hijos, ahora les toca hacer un despliegue de consentimientos con los nietos. Pero no sólo ganan ellos. En esta como en casi todas las relaciones con los peques, ellos también se ven fortalecidos por su unión con sus abuelos.

Ahora que acabamos de celebrar el día de los abuelos, el pasado 26 de julio, os dejo unos versos de una abuela dedicada a su nieta. Llegó a mis manos de una forma muy curiosa, pero no he sido capaz de encontrar al autor, por lo que si lo lee, desde aquí le pido disculpas. Espero que os guste, a mi me encantó.

MI NIETA SE LLAMA MARTINA

Mi nieta se llama Martina,
y tiene un beso en la cara.
Es mío, que, por quererla,
me lo arrancó sin besarla.

Yo soy la esponja porosa
que ha amanecido empapada,
para que tengan los ojos
un río donde bañarla.

Te quiero, Martina, te quiero,
desde una sangre cercana,
desde un cariño de abuelo,
desde el amor, desde el alma.

Foto | UNED en Flickr

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 agosto 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *