8 septiembre 2013 Libros, Ocio

Mi cuna poema

Uno de los regalos más hermosos que podemos ofrecer a nuestros hijos cuando todavía son bebés, son los hermosos poemas que hablan de la importancia de la infancia. Sólo cuando uno crece y se vuelve un adulto con obligaciones, prisas y angustias vitales, comprende el inmenso paraíso que supone llegar al mundo rodeado de amor y protección.

Este poema, de nuestro Premio Nobel Juan Ramón Jiménez, nos habla de ello, con esa ternura y sensibilidad que solo Juan Ramón supo plasmar en toda su creación poética. Una creación llena de guiños y elementos creativos en torno al mundo de la infancia donde el poeta se sentía tan lleno de vida como de pura inocencia. Porque no hay nada más hermoso que no abandonar a aquel niño que fuimos. Y un claro ejemplo de su producción es “Platero y yo”, pero también tiene muchos otros poemas que nos hablan de esta necesidad de retorno a la niñez, como el que hoy os traigo.

MI CUNA

¡Qué pequeñita es la cuna,
qué chiquita la canción,
mas cabe la vida en esta
y en aquella el corazón!
¡Nadie ríe aquí de ver
a este niño grandullón
mecerse, quieto, en su vieja
cuna, a la antigua canción!
-¡Qué pequeñita en mi vida,
qué tierno mi corazón!
¡Este me cabe en la cuna,
y la vida en la canción!
¡Cómo se casan los ritmos
de cuna y de corazón!
¡Los dos vuelan por la gloria
en una sola pasión!
¡Qué pequeñita es la cuna,
qué chiquita la canción,
mas cabe la vida en esta
y en aquella el corazón!

Poema | Juan Ramón Jiménez
Fuente | “Abre la puerta” – Editorial Anaya
Foto | Pekelandia

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 septiembre 2013
  2. Cuentos para bebés: El pequeño conejo blanco 27 enero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *