3 abril 2010 Libros, Ocio

poema mi caballero

Poco a poco vamos creando una pequeña antología de poemas sencillos y amorosos dedicados al mundo de la infancia. Versos que hablan de la sencillez y hondura en la tarea de ser padres y que nos invitan a detenernos en cada detalle que compone el dulce cuerpo de nuestros niños. Hacerlo a través de los ojos del poeta es, sin duda, un hermoso galardón con el que podemos obsequiar a nuestro corazón que, entregado de lleno a su tarea amorosa, agradece nuevas formas de expresión con la que acrecentar su latido.

Ya hemos conocido hermosas composiciones de la chilena Gabriela Mistral, de la divertida y siempre sorprendente Gloria Fuertes o de autores como Rafael Alberti o Miguel Hernández al que, difícilmente, se asocia con el mundo infantil. En esta ocasión el poeta es José Martí, todo un símbolo de la poesía cubana y que sigue estando vivo y presente en cada rincón de la isla. Hombre sensible y con profunda conciencia social, nos dejó un legado poético en el que la sencillez, unida a la hondura y al compromiso, nos evoca todo un mundo de sensibilidad exquisita llena de inmortales sentimientos.

MI CABALLERO

Por las mañanas
mi pequeñuelo
me despertaba
con un gran beso.

Puesto a horcajadas
sobre mi pecho,
bridas forjaba
con mis cabellos.

Ebrio él de gozo,
de gozo yo ebrio,
me espoleaba
mi caballero:

¡Qué suave espuela
sus dos pies frescos!
¡Cómo reía
mi jinetuelo!

Y yo besaba
sus pies pequeños,
¡Dos pies que caben
en solo un beso!

Poema | José Martí
Fotografía | Flickr – Cam.Cat

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 3 abril 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *