28 marzo 2009 Educación, Entretenimiento, Libros, Ocio

cabra

Seguimos con los beneficios de la poesía para nuestros niños. Hoy os dejamos un poema de Miguel Hernández, poeta levantino, niño-pastor, que nos cuenta en estos versos lo que era su vida cotidiana.

EN CUCLILLAS, ORDEÑO
En cuclillas, ordeño
una cabrita y un sueño.

Glu, glu, glu,
hace la leche al caer
en el cubo. En el tisú
celeste va a amanecer.

Glu, glu, glu. Se infla la espuma,
que exhala
una finísima bruma.

(Me lame otra cabra, y bala).

En cuclillas, ordeño
una cabrita y un sueño.

Poema | Miguel Hernández

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Poema: Con dos años, dos flores 6 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *