13 febrero 2016 Embarazo, Libros

poema pablo neruda

Cuando estamos embarazadas nuestras emociones viajan un tanto alocadas. Del mismo modo que estamos eufóricas y expectantes ante la llegada de nuestro bebé, de repente, nos sentimos temerosas, tristes o cansadas. Es como si todos los sentimientos viajaran en una montaña rusa que no termina de situarse en un punto equilibrado. Es normal. Por eso también lo es que las palabras nos lleguen de igual forma: a veces hiriendo y otras amando.

Si quieres un consejo, lo mejor es que leas poesía a lo largo de la gestación. Poesía positiva, alegre, llena de hondura y alas. Poesía para curar el alma y tranquilizar el cuerpo. Y si encima va dedicada al mundo de la maternidad, mucho mejor. Hoy te dejo un hermoso poema que escribió Pablo Neruda, el gran poeta chileno, y que tituló “El hijo”. Está incluido en su poemario “Los versos del capitán”.

EL HIJO

Ay hijo, sabes, sabes
de dónde vienes?

De un lago con gaviotas
blancas y hambrientas.

Junto al agua de invierno
ella y yo levantamos
una fogata roja
gastándonos los labios
de besarnos el alma,
echando al fuego todo,
quemándonos la vida.
Así llegaste al mundo.

Pero ella para verme
y para verte un día
atravesó los mares
y yo para abrazar
su pequeña cintura
toda la tierra anduve,
con guerras y montañas,
con arenas y espinas.
Así llegaste al mundo.

De tantos sitios vienes,
del agua y de la tierra,
del fuego y de la nieve,
de tan lejos caminas
hacia nosotros dos,
desde el amor terrible
que nos ha encadenado,
que queremos saber
cómo eres, qué nos dices,
porque tú sabes más
del mundo que te dimos.

Como una gran tormenta
sacudimos nosotros
el árbol de la vida
hasta las más ocultas
fibras de las raíces
y apareces ahora
cantando en el follaje,
en la más alta rama
que contigo alcanzamos.

Foto | Pixabay – Anniepan

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *