27 febrero 2016 Embarazo, Libros

poema corina bruni

¡Qué complicado resulta, a veces, encontrar las palabras para definir aquello que nos hace emocionarnos! La vida está llena de pequeños o grandes momentos con los que llenar de luz y sentimientos el calendario. Gestos que nos convierten en seres frágiles capaces de emocionarse con esos acontecimientos que cruzan nuestro día a día. Sólo aquellos que han sido tocados por la varita mágica de la poesía, son capaces de encontrar esas palabras justas, necesarias y exactas, que ponen voz a lo más hondo de nuestro corazón.

Y uno de esos acontecimientos que suceden en nuestra vida, y que vienen acompañados de amor infinito y ternura inagotable, es la maternidad. ¿Cómo le podemos poner nombre a aquello que sucede en nuestro interior, en lo más hondo de nuestro corazón, en la profundidad de nuestros anhelos y sueños? La poesía, una vez más, viene a hacer vibrar esas cuerdas sentimentales de nuestra existencia.

El poema que hoy os traemos pertenece a una poetisa, nacida en El Salvador en 1930, Corina Bruni. Escritora de prosa y poesía, y con especial dedicación al mundo infantil, ya que algunas de estas obras están dedicadas a los más pequeños. Con ella, pero sobre todo con su palabra, hoy nos sumergimos en el mundo de la maternidad.

MATERNIDAD

Niebla sin luz…,
y luz entre la niebla,
emergiendo en forma subrepticia;
existencia que brota -como gema-
del milagro que engendra una caricia.
El seno fecundado pone a prueba
la caricia,
que en feto se perfila…,
y se transmuta en lámpara votiva
en el instante en que la hora llega!

Vía | Poetas del Alma
Foto | Pixabay – TawnyNina

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *