1 noviembre 2014 Libros, Ocio

canción del niño alegre

Leer poesía a los bebés sigue siendo una de esas aficiones que deberíamos instaurar, casi de forma obligatoria, en los momentos de ocio de los pequeños. El ritmo de los poemas, el rico vocabulario y la sonoridad profunda y tierna, hace que se convierta en una herramienta estupenda para ayudarles a tomar contacto con los sentimientos, algo que les va ayudar a lo largo de su vida de una forma mucho más directa e íntima.

Por eso nos gusta recomendaros poemas que podéis recitar a los niños, incluso aunque creamos que no van a entenderlos del todo. Hoy os traigo otro de nuestra gran embajadora dentro de la poesía infantil: Gloria Fuertes. Con ella sobran las descripciones ya que somos muchos los que hemos crecido al ritmo de sus versos.

CANCIÓN DEL NIÑO ALEGRE

Yo quisiera ser herrero
para una fragua comprar
con un yunque chiquito,
un martillo de cristal.

Veo que por el camino,
por el verde prado llano,
viene, pasito a pasito,
un herido “parroquiano”.
Trae tres heridas abiertas
y muy vendada una mano.

Entra un caballo cojito.
-¿Por qué viene cojeando?
-Ha pasado un automóvil
y me ha dejado sin mano.
-Yo le pondré la herradura.
-¡No! ¡Que no puedo pagarlo!
Soy un caballito pobre.
¡No me la ponga de oro!
-Yo se la pondré de cobre.
-No me haga usted daño, que lloro.
-¡No sea usted miedoso, hombre!
Cante usted conmigo a coro.

Yo quisiera ser herrero
para una fragua tener
y a los burros pequeñitos,
y a los burros pobrecitos,
los zapatos componer.

Poema | Gloria Fuertes
Fuente | “Poesía española para niños” de Ana Pelegrín (Taurus ediciones 1983)
Foto | Imagui

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *