13 junio 2009 Embarazo, Parto

Complicaciones del parto: Placenta previa
La placenta es el órgano que nutre al feto durante su desarrollo. Está adherida al interior del útero, al comienzo del embarazo puede estar baja, pero según va creciendo el útero, tira de ella y la coloca en una posición superior. En algunas ocasiones esto no ocurre así y la placenta queda por debajo del feto, obstruyendo total o parcialmente el cuello del útero. Sucede en uno de cada doscientos embarazos.

Hay tres posiciones que se consideran placenta previa:

  • Marginal. La placenta está baja pero no cubre la abertura del cuello uterino.
  • Parcial. Tapa parte de la abertura.
  • Completa. La placenta cubre completamente la abertura cervical.

Es algo que no se puede prevenir.

El riesgo de tener una placenta previa aumenta en mujeres con muchos embarazos previos, con el útero anormalmente desarrollado, en embarazos múltiples, por cicatrización de la pared uterina bien por embarazos anteriores o por endometriosis, y como no, en mujeres que fuman o son madres añosas. Las posibles causas por las que la placenta se implanta en la zona inferior pueden ser, una formación anómala de la propia placenta, que ésta sea grande o que el útero tenga un aspecto anormal.

El médico detecta la placenta previa con una ecografía y puede tomar las precauciones necesarias desde muy temprano en la gestación. El único síntoma para la madre es si tiene sangrado, será indoloro, rojo y ocurre hacía el final del segundo trimestre o en el comienzo del tercero. Cuando el médico diagnostica placenta previa, suele recomendar reposo absoluto en cama. No se pueden mantener relaciones sexuales ni introducir nada en la vagina.

Los casos de placenta previa en el momento del parto son escasos. Muchas veces la placenta se desplaza lejos de la abertura cervical antes del parto. En caso de que se mantenga, como la placenta no puede alumbrarse antes que el bebé, la madre necesitará una cesárea. Hay riesgo de parto prematuro especialmente cuando hay sangrado. La mayoría de las complicaciones de esta situación se evitan hospitalizando a la madre y practicando una cesárea en el momento oportuno.

Se debe consultar con el médico ante cualquier hemorragia vaginal durante el embarazo. Si está causada por una placenta previa, podría haber un grave riesgo para el bebé y la madre.

Más información | Materno Fetal
Imagen | Women Health

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 13 junio 2009
  2. Complicaciones del embarazo: Placenta Accreta, Increta y Percreta 23 agosto 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *