22 agosto 2012 Salud

Piojos en verano
Cuando pensábamos que se atribuía la aparición de los piojos a otros meses del año como Septiembre y Octubre, con la vuelta al cole, la etapa de vacaciones de verano les echa el guante, casi igualando el número de infestaciones de este molesto bichito.

Las numerosas actividades que realizan la mayor parte de los niños en verano, hace que se incremente ese número al alternar entre ellos y expuestos en diferentes lugares. Lugares como talleres, campamentos y cursos que se realizan en las vacaciones, hacen que se de lugar a un mayor tiempo de convivencia y a un mayor riesgo de transmitir los piojos de unos a otros.

Pero tampoco debemos volvernos locos al respecto. Los piojos o liendres tienen solución. Simplemente hay que detectarlos y aplicar el correspondiente tratamiento para acabar con ellos. Hay que saber que los piojos son insectos que viven alojados exclusivamente en el cabello humano, alimentándose de la sangre que succionan. Un mes de vida es su máxima duración, llegando a poner, en ese período de tiempo, de cuatro a ocho huevos al día.

Los picores son el síntoma más característico de los piojos. Estos se producen sobre todo por el contacto o por compartir gorras o peines. Aunque se pueden contagiar a cualquier edad, los niños entre 3 y 12 años son los más propensos a tenerlos. Pero insistimos que un tratamiento adecuado, previene el crecimiento de estos diminutos insectos, siendo recomendable extender ese tratamiento a toda la familia. Más vale prevenir.

Así es que ya sabéis, papás y mamás, que si vuestro niño se rasca mucho el casco o le notáis pequeñas lesiones rojizas, en un alto porcentaje será debido a esos insectos que han decidido quedarse en verano con nosotros en vez de tomarse unas merecidas vacaciones.

Vía | hola.com
Foto | sxc-sebadanon

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 22 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *