8 noviembre 2011 Nutrición, Recién Nacido

Bebé gordito, niño obeso
No hace mucho los bebés gorditos eran considerados los más sanos. Esto se explica en épocas de carencia y entre las personas que las han sufrido. La gordura del niño significaba que tenía acceso a suficiente alimento. Pero, hoy día y a pesar de que algunas familias lo están pasando muy mal, a los bebés no les falta comida. Insisto, en muchos casos gracias a Cáritas. Pero en general hemos dado un giro completo en el último siglo y en este momento lo que preocupa es la sobrealimentación.

Según un estudio de la Harvard Medical School en conjunto con otras instituciones, el peso del bebé puede predecir la obesidad futura, cuando sea un niño. En la tabla de percentiles de peso en relación a la altura, si un bebé salta dos o más curvas durante los primeros dos años, será más propenso a ser obeso. Esto es especialmente significativo entre los 5 y los 10 años en los niños que lo hicieron en sus primeros seis meses de vida.

Por otro lado, los investigadores también constataron que el salto es habitual en ese periodo de tiempo, le sucede al 43 por ciento de los bebés. Esto no vuelven a mencionarlo, pero no creo que el 43 por ciento de los niños terminen siendo obeesos, afortunadamente. Lo importante de este estudio es que una vez más se relaciona el peso en los primeros meses de vida con la obesidad. Hay que controlarlo especialmente cuando se introduce la alimentación complementaria, ya que con la lactancia materna exclusiva, se supone que el bebé come lo que necesita, y con la artificial está pautado el aporte diario. No hay prisa por dar a un niño azúcar, dulces ni chucherías. El estómago está preparado antes de los 15-18 meses y tiene toda la vida para probarlo todo.

Vía | Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine
Foto | Flickr-Massdistraction

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *