18 diciembre 2015 Nutrición

Investigación relacionada a la alimentación

Un trabajo realizado recientemente ha demostrado que el peso del padre y su conducta frente a los alimentos puede llegar a ser determinante para conocer el comportamiento que tendrán los niños frente a la comida.

Se puede deducir fácilmente que los comportamientos y el estilo de vida que llevamos son los ejemplos que le damos a los niños, si una familia se alimenta mal seguramente los niños también lo harán, en primer lugar porque ellos comen lo que se les presenta y después porque no conocen otro tipo de alimentos.

Ahora se supo que lo que coma un hombre, antes de convertirse en padre, puede llegar a afectar (positiva o negativamente) la salud de sus futuros hijos. Esta investigación se realizó en Copenhague (Dinamarca), en ella se ha demostrado que el apetito que siente una persona podría verse condicionado por el peso del padre antes de su concepción.

El autor del trabajo, el profesor Romain Barres señala que lo que hacemos con nuestra vida podría tener implicaciones en la salud de nuestros hijos, incluso en la salud de nuestros nietos.

Las conclusiones permiten pensar en futuras investigación, las cuales tendrías que estar pensadas para evaluar la forma de prevenir los distintos trastornos a las futuras generaciones, entre ellos el problema de la obesidad. Tengamos en cuenta que año a año se puede ver un incremento en niños obesos, con todas las consecuencias que esto trae para su salud a corto, mediano y largo plazo.

Barres considera que los diferentes estudios epidemiológicos ya habían demostrado que el estrés nutricional agudo en una generación puede provocar riesgos de padecer diabetes en las siguientes generaciones, ahora, mediante las nuevas conclusiones se ha indicado que el transportador molecular que, se encuentra presente en los gametos humanos, podría explicar ese efecto.

Por esa razón: ‘los factores ambientales y el estilo de vida, como puede ser el estado nutricional de una persona, pueden alterar la información de nuestros gametos y modificar el apetito de la siguiente generación. Y este hallazgo, a mi modo de ver, es muy importante‘.

Vía | Metabol
Foto | Flickr – Motecruz Foto

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *