21 diciembre 2014 Otros

el tió de nadal

Ya hemos visto como, además de los personajes tradicionales que encontramos estas Navidades y que vienen a ocupar un rincón muy especial en nuestras casas, también existen otros que, venidos desde distintos territorios de nuestro país, también dan color, vistosidad e ilusión a lo largo de estos días. Son esos personajes que nos llegan desde el más remoto de los tiempos y que se siguen conservando con especial devoción a fin de no perder la tradición.

Las Anjanas de Cantabria, el Angulero de Asturias o el Olentzero del País Vasco, son sólo algunos de estos seres mágicos que nos visitan durante la Navidad. Hoy os presento uno más: el Tió de Nadal, un nuevo personaje que nos llega desde Cataluña y Aragón.

El Tió de Nadal no es otra cosa que un tronco que representa el calor y la devoción en el hogar. Son muchos los países y zonas europeas que siguen teniendo la tradición de quemar un tronco de árbol durante estos días. Una vez ha ardido del todo, tras darnos calor y luz, se ofrecen dulces y alimentos para los miembros de la familia, en especial para los niños.

Pero esta tradición ha ido evolucionando. Es el día 8 de diciembre, día que se celebra la festividad de la Inmaculada Concepción, cuando el tronco llega a las casas y toca a la puerta. Entonces debemos acogerlo en nuestro hogar y taparlo con una manta dándole de comer todos los días. La misión final es que el día de Nochebuena, los niños le golpeen con un palo para que el Tió haga caca y nos traiga muchos regalos. La tradición es que sean higos, golosinas, chocolate u otras delicias navideñas, aunque en la actualidad ya se han extendido hasta otro tipo de regalos.

Vía | Wikipedia
Foto | Cerdanyola

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *