24 diciembre 2014 Otros

el caganer

El caganer es uno de esos personajes navideños que nos han llegado, desde la más lejana tradición, envuelto en una mezcla de sorpresa y estupor, y sobre todo, mucha comicidad. Pensar que en el Belén aparezca un personaje defecando es como si estuviésemos rompiendo la magia espiritual del momento. Pero nada más lejos de la realidad, ya que si nos vamos a la leyenda que representa, nos daremos cuenta que su presencia no es casual, sino que lleva consigo buenos augurios para el futuro.

El caganer aparece cada navidad entre las figuras de nuestro Belén, generalmente escondido tras algún matojo, por lo que su protagonismo no es relevante, aunque sí muy necesario. Es típico de Cataluña, especialmente, aunque ya se ha ido introduciendo en otras comunidades como la Valenciana o Murcia. En la actualidad, el caganer ha perdido, casi, su fisonomía clásica para convertirse en la representación de un personaje público, especialmente aquellos que han sido noticia a lo largo del año.

El origen de esta tradición se sitúa en el siglo XVIII y aunque no se conoce con exactitud el significado de su presencia en tan “magna” escena, sí se cree que está situado ahí porque sus defecaciones son símbolo de la fertilidad que se le ofrece a la tierra, de esta forma se espera un año lleno de prosperidad y buena suerte. De hecho la Iglesia Católica aceptó totalmente esta incursión en la escena bíblica como símbolo de alegría, no hacerlo traería muchas desdichas.

Así que ya sabes, nada mejor que un caganer en tu Belén para que el próximo año venga lleno de venturas, eso sí mejor mantenerlo un poco apartado, sin que abuse de su mágico protagonismo.

Vía | Moncatala

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *