15 julio 2009 Consejos, Opinión, Padres y madres, Seguridad

casco bebe

En mucha ocasiones, y como ya lo hemos hablado anteriormente, cometemos errores de sobreprotección. A veces pensamos que es bueno evitar juegos movidos, por temor a que se nos ‘rompa’.

Hacerlo girar tomándolo de los brazos, llevarlo a caballito, ponerlo a volar como si fuera un avión… puede parecer que estos juegos lo perjudican porque se puede marear o hacerse daño en los brazos o en la cabecita. Pero la verdad es que le encantan, y además, favorecen su desarrollo cognitivo; con cada vuelta o balanceo, las células se multiplican y se van conectando entre sí.

Esto también potencia la coordinación entre sus sentidos y el sistema motor, y estimula su sentido de equilibrio. Lo que si es cierto es que a la hora de jugar con los chicos a estos juegos tan movidos debemos utilizar el sentido común, hay que agarraros con seguridad, evitando zarandearlos y sin tirar de sus brazos para no hacerles daño.

Otro error de sobreprotección es cuando usamos cualquier método para que coma. Este periodo suele coincidir con la introducción de una dieta más variada y con alimentos menos triturados y a la mayoría les cuesta un poquito acostumbrarse. Por eso, muchos padres se agobian, porque su bebé, que hasta ahora era un glotón, en unas semanas ha dejado de comer.

No es así, ellos saben lo que tienen que comer y cuanta cantidad, y si mantiene la actividad propia de esta edad y están alegres, significa que están sanos y no les hace falta comer más.

Además, a partir de los doce meses, los chicos comen menos porque crecen a un ritmo mucho más lento que cuando eran lactantes. Por lo tanto, sus necesidades nutricionales también son menores.

Fuente | Ser Padres Hoy

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *