12 octubre 2011 Consejos, Seguridad

Las niñas se enganchan en la red del parque con los pendientes
Ponerle pendientes a una recién nacida era algo habitual y un tema controvertido en los últimos años. Las madres discuten sobre si es conveniente o si debería decidirlo la niña cuando tenga edad para ello. Yo creo que es una cuestión privada y que cada uno hace lo que le parece mejor para sus hijos. El caso es que son muchas las bebés que lucen en sus orejas pequeños pendientes planos o redonditos, en principio seguros para ellas.

Pero, si la niña utiliza parque o corralito, otra decisión controvertida, los pendientes pueden ser peligrosos. Hay muchos casos, demasiados, de bebés que se enganchan el pendiente con la red, y como no tienen edad para mantener el peso de su cuerpo, caen y se rasgan el lóbulo de la orejita. En ocasiones queda en un susto y en otras el desgarro es suficientemente importante como para poner puntos.

No hace falta decir que para la niña es un dolor importante y para los padres un susto tremendo. Además las orejas sangran mucho y parece más de lo que realmente es. No hay ninguno seguro, se pueden enganchar todos los pendientes, aunque son más peligrosos los ositos que están tan de moda, y en general los planos con algún angulo. Pero las bolitas también se enganchan.

Los accidentes en el parque con los pendientes son tan habituales que en urgencias cuando ven llegar a la niña ya saben lo que ha pasado. Si vas a usar el parque con tu bebé, quítale los pendientes o busca un corralito sin red, los hay de madera. Si no quieres que deje de llevar pendientes, tendrás que quitárselos en casa y ponérselos al salir.

Foto | Flickr-Sipuedo

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 13 octubre 2011
  2. Los olmos y la grafiosis 14 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *