29 julio 2009 Opinión, Padres y madres, Parto

parto

Seguimos contándote todo aquello que pasará el día del nacimiento de tu hijo. Así nada te tomará por sorpresa.

Si llega a ocurrir alguna complicación y la cabeza de tu hijo no ha atravesado aun la primera porción del canal de parto, es posible realizar una cesárea. En cambio, cuando la cabecita ya a atravesado la mitad del canal, no hay manera de que vuelva para atrás. Por lo tanto, se hace necesario emplear el fórceps para ayudar al bebé a salir. No debes temer, confía en la decisión de tu médico y ten presente que un parto prolongado puede resultar más nocivo que el uso del fórceps, dado que puede perjudicar la salud de tu hijo.

Otro aspecto que debes tener presente en el momento del parto es el tema de los pujos. Los pujos son un acto reflejo. Por eso, muchas madres pujan de manera espontánea, sin que nadie les indique que lo hagan. La fuerza del pujo es idéntica a la que haces cuando evacuas el intestino. Y con respecto al momento ideal, una vez que llegues a la dilatación completa, te van a pedir que pujes en cada contracción. Cada pujo y cada contracción ‘empujan’ al bebé un poquito más cerca de la salida del canal de parto.

También puede pasar, que si te administraron anestesia peridural es posible que luego del parto sientas mucho frío y tiembles. A veces, los temblores parecen ya en los 10 a 15 minutos de la aplicación. Eso se debe a que la analgesia afecta la regulación de la temperatura corporal y por eso pierdes calor. No te asustes, son síntomas completamente normales.

Fuente | Ahora Mamá

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 29 julio 2009
  2. Instrumentos que se utilizan en el parto. 6 abril 2017

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *