3 enero 2010 Consejos, Embarazo, Opinión

partera

En este articulo, de forma simple y sencilla pretendo rendirle un ‘homenaje’ a la partera o matrona, quien, sin lugar a duda fue muy importante en mis embarazos y en mis partos….. Gracias a ella llegue más tranquila y con menos dudas.

La partera es nuestra acompañante ideal en ese momento tan importante y fundamental de nuestra vida. Ella nos dará su apoyo, nos aconsejará, nos contendrá y nos ayudará en el momento de nuestro parto.

La partera es quien nos atenderá en todos los frentes. Realizará determinados controles, como tomar la presión arterial, ayudar a mantener el peso, contarnos todos los pasos de un parto. Pero quizás la función más importante es la de escuchar y responder las muchísimas preguntas que las futuras madres tienen durante esta etapa de su vida.

Convertirse en madre, sea o no la primera vez, es un camino muy largo en el que pueden aparecer muchos improvistos, además ningún embarazo es igual al otro. Y la partera nos ayudará en este trayecto. Ella sabe lo que nos pasa y sabe como ayudarnos.

La relación que tenemos con el obstetra se enmarca en otro plano, más acotado a las consultas profesionales. Los temas que charlamos con él tienen menos que ver con lo personal y con lo emotivo. El obstetra tratará el aspecto médico y patológico de nuestro embarazo y del parto. La partera se ocupara de todos los aspectos normales.

Las parteras viene desarrollando su labor y acompañando a las parturientas desde el siglo XVII, cuando los partos eran auto asistidos y se basaban en experiencias o en conocimientos que se transmitan entre ellas. Eran mujeres muy experimentadas y con habilidades en la asistencia de las parturientas. Solían pertenecer a sagas familiares que aprendían de generación en generación.

Por siglos, los partos tenían lugar en las casas y cuando aparecía algún inconveniente alguna salía corriendo a buscar a un médico que viviera cerca. Por la década del 50 se generalizó la asistenta al parto en los hospitales y entonces se formaron enfermeras especializadas que los atendieran. Las parteras se encargaban de los partos normales y los obstetras de aquellos que eran patológicos o complicados.

En nuestros días las parteras cumplen una importante función de acompañamiento, pero su formación ya es universitaria. Están especializadas en técnicas integrales para las mujeres, con actividades de prevención, promoción de la salud y apoyo a cualquier de los tratamientos médicos.

Lo mejor es que te pongas en contacto con una partera desde el momento en que empiezas a planificar el embarazo, ya que te ayudará a prevenir ciertas alteraciones del feto antes de que se produzca la gestación.

Vía | Ser Padres Hoy

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Parir sin miedo, el legado de una matrona llena de sensibilidad 5 enero 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *