19 noviembre 2008 Compras, Consejos, Lactancia

Una contrariedad que puede surgir a la hora de amamantar (o luego de hacerlo) es el dolor de espalda. Para prevenirlo es importante elegir un buen asiento y adoptar una posición adecuada para amamantar. Una buena idea es incorporar el uso de un cojín de lactancia. Los hay inflables o rellenos, de diferentes marcas, colores y tamaños, hay para todos los gustos.

Imagen: dharmagypsy7

La forma de utilizarlo depende del modelo que se haya elegido, pero en general es tan simple como colocar el cojín alrededor de la cintura y ubicar al bebé en la posición clásica de amamantar. Estos productos tienen un diseño ergonómico pensado especialmente para reducir la tensión en la columna, logran hacer de la posición de amamantar algo muy cómodo e inclusive es útil para simplemente tener al/a la bebé en brazos o para mantenerlo/a sentado/a, por ejemplo, si aún no puede sostenerse solo/a.

Los materiales con que se fabrican también varían de acuerdo al modelo, pero cabe destacar que en su gran mayoría son lavables y anti alérgicos. Para quienes tengan problemas de espacio, algunos modelos inflables hasta traen un sistema de auto inflado.

En caso de no poder acceder a un cojín de lactancia, es posible improvisar uno utlizando una almohada para ubicar al/a la bebé a la altura del pezón, teniendo en cuenta que debe ejercerse la menor fuerza posible con los brazos y la espalda, por lo que es conveniente apoyar los codos sobre la almohada.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Como puedes amamantar 13 julio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *