14 septiembre 2011 Padres y madres, Recién Nacido

La paternidad afecta a la testosterona
Si el estudio del que hablamos hoy se hubiera publicado en los tiempos del “macho ibérico” puede que algunos no estuvieramos aquí. Afortunadamente los hombres hoy día ya saben que su masculinidad no la definen las hormonas. Según dicha investigación, los padres sufren una reducción de testosterona tras el nacimiento de sus hijos. Cuanto más se impliquen en la crianza, menores son los niveles.

En ningún caso esta reducción de la testosterona será un problema para el hombre. No sufrirá por ella caida de cabello o pérdida del deseo sexual. Sólo es una adaptación a un periodo de la vida. Christopher Kuzawa, antropólogo de la Universidad Northwestern de EEUU lo explica, Criar a una descendencia humana supone un esfuerzo tan grande que la cooperación es necesaria. Nuestro estudio demuestra que los padres humanos están preparados biológicamente para ayudar en la tarea”.

La investigación se realizó con 600 hombres filipinos. Se midió el nivel de testosterona a los 21 años, cuando aún no tenían hijos, y 5 años después, cuando muchos tenían descendencia. Los niveles de testosterona habían bajado naturalmente en todos, pero más en los que habían sido padres. Los que se ocupaban de sus hijos más de tres horas al día, eran los que presentaban los niveles más bajos.

El estudio que fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, no debería servir a ningún papá de excusa para no involucrarse con los hijos. Al igual que sucede en las madres, aunque en distinta medida, el embarazo y la crianza modifican los niveles hormonales, habitualmente para ayudar en la adaptación de las nuevas responsabilidades. Recordemos que la testosterona está asociada, entre otras cosas a la agresividad. Un menor nivel ayudará a ser más paciente y más perceptivo.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr-Mikebaird

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. La líbido masculina desciende tras el parto 9 agosto 2013
  2. Las niñas espabilan antes que los niños, ¿realidad o ficción? 10 septiembre 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *