11 agosto 2017 Consejos, Nutrición

filetes de panga

Uno de los alimentos fundamentales para el desarrollo de nuestro bebé es el pescado. Se trata de un alimento lleno de nutrientes, con muy pocas calorías y que suele ser muy agradecido al paladar de los niños. Al principio empezaremos con el pescado blanco, especialmente aquel que tiene pocas espinas. El lenguado o la merluza se convierten en los más elegidos por los padres. Pero, en los últimos años, se ha puesto muy de moda los filetes de panga. Pescado que, a su vez, ha levantado grandes polémicas.

Precisamente por tratarse de un pescado sencillo de preparar, sin espinas y con un sabor suave, además de muy económico, suele ser muy agradecido para incluirlo en la dieta infantil. Sin embargo, a raíz de distintas investigaciones, este pescado, que procede de Asia, parece que no es tan sano como imaginamos, ¿o quizás se ha levantado demasiado revuelo para unas acusaciones infundadas? El Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría nos da la respuesta.

El panga pasa por exhaustivos controles sanitarios

El panga es un pescado de agua dulce que se cría en cautividad en algunos países asiáticos. Algunas piezas llegan a pesar hasta 40 kilos. Generalmente lo encontramos en filetes, en la sección de congelados de algunos supermercados. Muchos de ellos, y tras la polémica desatada meses atrás, han dejado de comercializarlo.

La acusación principal contra este pescado es que puede contener grandes cantidades de toxinas, metales y pesticidas. España es la primera importadora de Europa de este pescado por lo que las autoridades sanitarias advierten que todos los productos alimenticios que llegan a nuestro país, pasan por estrictas medidas de seguridad, así como los análisis pertinentes para asegurar que son adecuados para el consumo humano. Por lo tanto, el que el panga sea peligrosa es incierto.

bebé comiendo papilla de pescado

Pescados de nuestras costas, mucho más sanos y nutritivos

También es verdad que nuestro país, rodeado en casi su totalidad de costa, cuenta con una importante variedad de clases de pescado que pueden ser mucho más beneficiosos que el panga. De hecho, y según los valores nutricionales, el panga es de los pescados con menos beneficios nutricionales. El lenguado, la merluza o la pescadilla, pueden ser opciones mucho más sanas y adecuadas para los bebés.

En cualquier caso, y siempre según los expertos, estas alarmas, en algún momento exageradas, no son del todo exactas. Muchos otros pescados contienen toxinas y metales nocivos para la salud, siempre que se consuman en cantidades importantes. Peces grandes, como el pez espada, o algunos mariscos no deben ser consumidos por embarazadas ni bebés por su alto contenido en mercurio.

En cualquier caso, y aunque no esté prohibido totalmente, mucho mejor optar para la comida del bebé, por aquellos pescados de nuestras costas, que nos garantizan que están tratados con la menor cantidad de aditivos y conservantes, y que sabemos mantienen todos sus valores nutricionales intactos.

Vía | Mujer hoy
Fotos | La buena alimentación y En tus zapatos

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *