23 mayo 2012 Consejos

Miedo de perder a papa y mama
Alrededor de un 4% de los niños a partir de los dos años y medio sufren ansiedad por la separación de sus padres. En el período de 8 a 14 meses, el bebé padece un miedo normal por estar separado de ellos. Es un estado natural. Pero, cuando llega a los dos años y medio, puede cambiar.

Existe la posibilidad de que ese estado de ansiedad se prolongue durante la infancia o que nunca haya surgido, pero lo haga a determinada edad a través de síntomas físicos y psicológicos. Hay comienza el verdadero problema. El llegar a convertirse en trastorno.

La ansiedad por la separación de los padres puede manifestarse de varias maneras. Los síntomas que se pueden percibir están relacionados con el miedo del niño a que sus padres no estén ahí nunca más. Llantos, tristeza, depresión, pueden percibirse como signos claros de este malestar, pudiendo desembocar en temblores o vómitos.

El apoyo de los padres para ellos es trascendental. Pueden sufrir pesadillas si no duermen con ellos, por ejemplo. Pero cuanto más tarde se desarrolle (en la adolescencia), más grave se puede volver.

A través de miedos de índole fantástica, los niños pueden expresar su miedo. Miedo a que rapten a sus padres o que un monstruo llegue a comérselos. Aunque parezca infantil, es un síntoma más del estado de ansiedad procedente de la separación.

Seguiremos viendo, en próximos posts, las causas que producen el estado de ansiedad.

Vía | consumer.es
Foto | sxc-csontoslea

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 mayo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *