18 agosto 2017 Educación

Cuál es la mejor opción

A la hora de quitarle los pañales a los peques puede surgir una duda, si conviene usar un reductor wc o un orinal. Te contaremos las características de cada uno de ellos y cuál podría llegar a ser le mejor opción.

En la niñez son muchos los puntos que van reforzando su autonomía y, por ende, su autonomía. Uno de estos acontecimientos importantes es que pueda controlar sus esfínteres. Pero para conseguirlo necesitarán un poco de ayuda de los mayores.

Aprender a controlar las ganas de hacer pis y caca lleva un tiempo. Encontramos algunos pasos previos al hecho de que el niño pueda hacer sus necesidades totalmente solos, como adultos tendremos que llenarnos de paciencia y saber que cada pequeño contará con sus ritmos, y los adultos se deberán adaptar a ellos.

Aprender a controlar las ganas de hacer pis y caca lleva un tiempo.

Para llegar a buen puerto los pequeños tendrán que tener una maduración física, psicológica y emocional, un punto clave es saber si el niño está en condiciones de dejar el pañal. Si llega a estarlo tenemos saber que se deberá pasar por distintas etapas.

La primer etapa es de aprendizaje y comenzará después de los 15/18 meses de edad. Una buena medida es realizar juegos, por ejemplo, algunas actividades para el control corporal como subir o bajar escaleras, exploración del cuerpos través de los sentidos, etc.

Luego se pasará a una segunda etapa, será el niño quien nos señale que esta etapa ha empezado. Comenzará a mostrarse incómodo con los pañales, tendrá más interés de lo que pasa en el baño. Los adultos deberemos prestar atención a estas señales. La misma tiene lugar entre los 22 y 24 meses.

Ventajas de usar orinal

Una de las ventajas del orinal es que los pequeños lo pueden vincular como un objeto que les pertenece y lo asocian con su aprendizaje. Existirá una relación entre ellos. Además, los orinales suelen estar fabricados en colores llamativos y divertidos, no les provocarán miedo.

Al estar más cerca del suelo podrán tener mayor control de su cuerpo y lograrán un equilibrio óptimo. Los orinales fomentan la autonomía de los niños, ellos podrán sentarse por sí mismos, son transportables.

Desventajas de los orinales

Una de las desventajas es que hay que limpiarlos, además, los niños podrán echarlo de menos a la hora de salir de la casa.

Ventajas del reductor de wáter

No será necesario limpiarlo cada vez que se use (esto también dependerá de cada niño). Podrán continuar con su aprendizaje aún cuando estén fuera de su casa.

Desventajas del reductor de wáter

Los pequeños podrán tener cierto miedo y cierta sensación de inestabilidad, ya que no podrán tocar el suelo con los pies, este punto podría generar que se desconcentren y no realicen el objetivo de hacer pis o caca.

Vía | Cosas de hoy
Foto | Pixabay – Kyrinz

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *