17 julio 2017 Embarazo, Salud

embarazo y obesidad

Mantener un peso saludable es fundamental para nuestra salud, sea cual sea nuestra edad, condición o circunstancia. En los últimos tiempos, el aumento de la obesidad ha ido acelerándose de manera preocupante, tanto es así que se ha convertido en algo más que un problema de salud social. Campañas para fomentar buenos hábitos, tanto en el abandono del sedentarismo, como en la alimentación, son constantes con el fin de concienciarnos sobre las graves consecuencias que acarrea un aumento de peso.

Para aquellas mujeres que quieren quedarse embarazadas, la obesidad puede resultar un impedimento. Pero además, una vez logrado, también puede repercutir en la salud de su bebé. Un estudio reciente ha demostrado que esos kilos de más en la madre influyen en el desarrollo neurocerebral del bebé, lo que puede abocar a que, en el futuro, tenga problemas de comportamiento.

A mayor peso de la madre, más riesgo de problemas para el bebé

Esta investigación, realizada en Estados Unidos, se llevó a cabo tras comprobar el alarmante incremento de los niños que presentaban problemas de comportamiento, al mismo tiempo que también se comprobó como el número de mujeres obesas, que llegaban al embarazo, era mucho mayor. Esto les dio pie a comprobar que, tal y como sospechaban, existía un vínculo entre la obesidad de la madre y los problemas del niño.

La investigadora Barbara Abrahams fue la jefa de este estudio realizado en la Universidad Berkeley de California, en Estados Unidos. Según los datos que maneja, 15 de cada 100 mujeres, en edad fértil, de su país, sufre problemas de peso. A partir de ahí tomaron como muestra una encuesta en la que se ofrecen los datos de la población estadounidense, en determinado rango de edad, según su índice de masa corporal.

El siguiente paso fue cotejar los datos de esas madres que habían quedado embarazadas con determinado peso, y el historial clínico de sus hijos, con respecto a su comportamiento u otros problemas psíquicos y emocionales. El estudio mostró que aquellos niños nacidos de madres obesas, estaban en mayor riesgo de tener problemas de comportamiento llegado a los 9 o 10 años. De hecho, cuanto mayor era el peso al inicio de la gestación, el riesgo ascendía considerablemente.

niño hiperactivo

Afecta más a los niños que a las niñas

Los problemas más numerosos fueron aquellos relacionados con el déficit de atención e hiperactividad. Sin embargo también se pudo comprobar que muchos de estos niños, también presentaban otros problemas como la depresión. Todos ellos, debido a estos contrariedades, tenían importantes problemas en la escuela y en su comportamiento social, incluso familiar.

Aunque no hubo diferencia entre las diferentes razas, sí se comprobó que eran más propensos a sufrir estos problemas, los niños que las niñas. De hecho es el primer informe que arroja estos resultados en cuanto a la diferenciación de sexo. Sin embargo, y según los investigadores, tendrán que seguir ahondando en el tema para comprobar si otros factores puede ayudar, también, a este problema.

Vía | Ecodiario
Fotos | Pixabay – Margitwinkler y CRN Noticias

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *