26 marzo 2014 Lactancia, Noticias

Los bebés no maman como se pensaba

Desde hace millones de años, los seres humanos nos hemos alimentado de la leche materna como cualquier otro mamífero de la naturaleza. Al menos durante un periodo de tiempo que comprende sus primeros meses, los bebés se alimentan de su madre hasta que empiezan a tomar otro tipo de alimentos. Este gesto, que es totalmente natural y va intrínseco en nuestra propia naturaleza, se realizaba de un modo determinado, algo que los expertos no dudaron en ningún momento.

Pero, por sorprendente que parezca, nuevas investigaciones han demostrado que toda aquella teoría que se tenía hasta ahora, no era del todo cierta. Un equipo de científicos de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos, encabezados por el israelí David Elad, ha descubierto que la obtención de la leche, por parte del bebé, no es sólo un movimiento fisiológico, si no que intervienen, también, otros aspectos como las variaciones periódicas de presión atmosférica del interior de la cavidad bucal.

Para analizar este proceso los investigadores utilizaron imágenes registradas por ultrasonidos. Para ello se sirvieron de un innovador modelo 3D de las mamas y de los conductos galactóforos, que son los que llevan la leche hasta el pezón. Observando como el bebé manipula el pecho para obtener el alimento, se comprobó que su lengua hacía distintos movimientos que generaba un cambio de presión en el aire que se ubicaba en la cavidad bucal. Por lo que se descarta la idea anterior de que era la presión que ejercía el bebé, con su boca, sobre el pezón para extraer el alimento.

Este descubrimiento arroja nuevas luces sobre el mecanismo que se emplea para amamantar, algo que resulta vital para la alimentación de los bebés nada más nacer.

Vía | Muy Interesante
Foto | Greenpeace

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 marzo 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *