27 agosto 2010 Consejos, Opinión, Salud

bebe playa

Si tu pequeño tiene su piel mate o más oscura puedes llegar a pensar que no necesitará protección al exponerse al sol. Pero esto no es así. Si bien es cierto que las pieles más claras requieren más cuidados y protección más elevada.

Aunque tu pequeño sea moreno no debes confiarte ya que los rayos UV no sólo queman en el momento, además pueden causar inconvenientes de piel en el futuro. Por eso debes usar protección física (indumentaria) y química (cremas y emulsiones).

Si el día está nublado nos suele parecer que no hay sol. Pero no es así. Las nubes solo ayudan a detener solo el 10% de las radiaciones solares. Por eso en estos días no debemos dejar de lado todos los cuidados normales.

Si en tu tiempo libre vas a una plaza o un parque en vez de ir a la playa no necesitaras encremar a tu hijo de la misma manera. Si bien el uso de cremas con protección es una rutina que implica un hábito natural debemos tener sentido común.

Un buen consejo cuando vayamos por la calle es elegir la acera en el que haya sombra, en los bares y confiterías optar por las mesas que no tengan sol en forma directa y el los lugares abiertos aprovechar la sombra que nos brindan los árboles o algún edificio. Igual lo mejor es ponerles un gorro o una visera e implementar este accesorio como un complemento de uso diario.

Vía | Ser Padres Hoy
Foto | Flickr – Ojodevidrio

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 agosto 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *