25 agosto 2010 Consejos, Opinión

mar.jpg

Cuando salimos de paseo nos gusta aprovechar el mayor tiempo posible y, por lo general, nos gusta comer en la playa para aprovechar el día en su totalidad. Pero debemos pensar que nuestro hijo aun es pequeño y no está bien quedarse todo el día expuesto al sol y al calor.

La piel de nuestro pequeño recién está aprendiendo a defenderse y, entre otros problemas, puede deshidratarse fácilmente.

Lo más aconsejable es que la salida se haga aumentando los tiempos en forma progresiva. Se puede empezar con 10 minutos los primeros días e ir aumentando gradualmente la exposición para que el niño y su piel se vaya acostumbrando. Nunca es aconsejable pasar más de tres horas.

Tampoco es aconsejable comer en la playa. En este punto no sólo pensamos en los niños sino en nosotros mismos, ya que entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde los rayos de sol más intensos y más peligrosos. En este periodo aumentan los riesgos de quemaduras y de absorción de rayos UVB que nos dañan la piel.

Muchos padres piensan que los bebés están mejor si están desnudos en la arena, y esto no es así. Aunque el calor sea agobiante debemos ponerles (como mínimo un gorro y una camiseta), incluso si se meten en el agua.

La ropa que les pongamos debe ser de fibras naturales y bien livianas. Si bien es cierto que los colores claros son los más frescos, debemos saber que los colores oscuros son los que mejor protegen y dejan pasar menos radiaciones. En la actualidad existe indumentaria con fotoprotección incorporada, son tejidos de algodón con un tratamiento químico que lo convierte en fotoprotectores.

Vía | Ser Padres Hoy
Foto | Flickr – Brunna Peretti

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 25 agosto 2010
  2. Los días calurosos podrían acortar el embarazo 29 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *