28 enero 2016 Consejos

No equivocarse la dosificacion

A la hora de darle de tomar un jarabe a un niño tenemos la costumbre de tomar una cucharada, pero esto puede provocar diferencias en las dosis recomendadas. Un trabajo realizado por la Universidad de Cornell de Nueva York invita a las madres (y otros adultos) a evitar el uso de cucharas por ser una medida bastante imprecisa.

El interesante trabajo se denomina ‘Stop spoon dosing’ (‘para la dosis en cucharas’) y llegó a demostrar que la posibilidad de equivocarse en las cantidades se reduce a la mitad si se evita el uso de cucharas como dosificadores y se emplean los tapones que acompañan los medicamentos, los cuales tienen especificados los milímetros de manera correcta.

Al usar la cuchara se termina dando casi un 10 por ciento menos de la cantidad recomendada de medicamento, si la cuchara usada es la sopera la diferencia se incrementa hasta un 12 por ciento. El profesor Koert, quien lideró el equipo de trabajo, recuerda que es normal, frecuente y muy práctico caer en el error de tomar una cuchara para darle los medicamentos a los niños sin tener en cuenta que no son los instrumentos de medida adecuados, en el caso de equivocarnos en medicamentos como el jarabe para la tos los resultados podrían ser más graves.

Tengamos en cuenta que las consecuencias de estas equivocaciones no es la misma para todos los medicamentos, algunos cuentan con un margen terapéutico más estrecho y otros mucho más amplio. Recordemos que este margen terapéutico es la diferencia que existen entre la dosis que produce los efectos buscados y la dosis que puede generar toxicidad. Algunos medicamentos al equivocarnos por muy poco en la dosis puede llegar a ser bastante peligroso, especialmente cuando estamos medicando a un bebé o niño pequeño.

Uno de los medicamentos más frecuentes que se dan en cuchara, pero que son los más riesgo sos, son los jarabes para la tos, este tipo de jarabe cuenta con un margen terapéutico estrecho y si se le da una cantidad superior a la recomendada pueden sufrir diferentes problemas, llegando hasta la opresión respiratoria.

Por eso reiteramos la importancia de usar los dosificadores o medidores correctos para no generar problemas en la salud de los peques.

Vía | Eurekalert
Foto | Flickr – Jose Romero

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *