26 febrero 2014 Recién Nacido

Imagen de Somalia

Si bien la mortalidad infantil en menores de cinco años ha disminuido un 50 por ciento desde el año 1990 la cantidad de pequeños que no llegan a cumplir un día de vida es alarmante. En el año 2012 un millón de bebés murieron durante las 24 horas tras el nacimiento y 2,9 millones no llegan a los 28 días.

Son miles las mujeres en todo el mundo que ven morir a sus bebés por causas que son perfectamente evitables con la ayuda de un profesional médico, una enfermera o una matrona. Las cifras en algunos países realmente generan mucho dolor, en Pakistán 15 de cada mil bebés mueren en su primer día de vida, 26,4 de cada mil no superan el parto; en Nigeria las muertes durante las primeras 24 horas asciende a 14 por mil y 19,4 durante el parto.

Casos similares a estos son habituales en otros países (Sierra leona, Somalía, Guinea Bissai, Afganistán, República Democrática del Congo). Nuestro mundo ha progresado notablemente en muchos aspectos, de hecho la cantidad de muertes se redujeron a la mitad, esto ha sido posible gracias a los diferentes programas nutricionales y a los planes de inmunización contra enfermedades, también ayudó en la materia la mejora de las economías en países que se encuentran en vías de desarrollo.

Muchas de las causas que generan las muertes prematuras podrían evitarse con asistencia médica, pero en países como Somalía y Guinea sólo tiene dos personas cada 10 mil para la atención en el alumbramiento. Entre los motivos más comunes se encuentra: malnutrición materna, asfixia del bebé, infecciones, mala higiene durante el parto o prácticas poco seguras.

Vía | El País
Foto | Flickr – Burning Max

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 febrero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *