8 marzo 2010 Educación, Noticias, Nutrición, Salud

Los niños están gordos por culpa de los abuelos
Los niños entre nueve meses y tres años que son cuidados de manera regular por sus abuelos tienen una mayor tendencia a padecer sobrepeso. Al menos así lo sugiere un estudio británico realizado en la University College London y publicado en el International Journal of Obesity. Vamos que encima de quedarse con los peques, ellos son los culpables de que estén gordos.

Y es que en el Reino Unido tienen que encontrar una explicación para justificar el exceso de sobrepeso que tienen sus infantes. Así y después de analizar a unos 12.000 niños ingleses, durante tres años, los responsables de la investigación tienen datos suficientes para asegurar lo siguiente. Los niños cuidados por los padres de sus padres a tiempo completo, tienen un 34 por ciento más de riesgo de ser obesos.

En contraposición, aquellos pequeños que estaban en la guardería a cargo de una niñera parece ser que no presentaban ningún problema de peso. Y es que en función de quién se encargue de los niños éstos comen más o menos, y mejor o peor. ¡Pobres abuelos! y eso que ya han relacionado la obesidad con facotres genéticos.

Este informe se ha desarrollado en el Reino Unido dado que las autoridades están bastante preocupadas por la alimentación que reciben los más pequeños de la casa. De hecho, la cuarta parte de los niños británicos padece obesidad, y ya lo han catalogado de epidemia que hay que combatir. Son varias las acciones que ya han puesto en marcha en este sentido.

Los objetivos que han estudiado en el estudio eran, por un lado, la asociación entre el cuidado de los niños y su índice de sobrepeso. Un segundo fin era estudiar la alimentación infantil como un factor determinante entre el cuidado de los pequeños y la obesidad infantil hasta los tres años.

Los resultados son claros, los bebés atendidos por guarderías o niñeras no presentaban ninguna relación con la obesidad. Por contra aquellos que eran atendidos por los abuelos a tiempo parcial tenían un 15 por ciento más de riesgo de tener exceso de peso que los que eran atendidos por sus padres.

Ahondando en el estudio, también se evaluó la situación económica familiar en este contexto. Y se concluye que la relación entre un mayor riesgo en las familias más desfavorecidas frente al resto era sólo aparente.

Vía | BBC
Foto | Pablo Menezo en Flickr

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *