8 julio 2012 Noticias

Galletitas de marihuana
Un niño de tres años ha permanecido 16 horas dormido, después de comer de manera accidental unas galletas, hechas con marihuana, que su abuela había cocinado. Alucino con pensar como se cocinan.

Pero todo tiene su explicación. La abuela del niño, que padece cáncer, tiene autorización médica para el uso medicinal de la marihuana sobre su dolor y para ayudarla a dormir. Y la buena mujer las consume en forma de galleta.

El policía encargado del caso confirma que la señora cocinó unas galletas con aceite de THC (componente activo de la marihuana) y las tenía escondidas, fuera del alcance del pequeño de 3 años. El pasado viernes, el niño quedó al cargo de una tía suya, mientras su padre estaba fuera. Cuando regresó, se percató de restos de galleta en el suelo, pero no llegó a relacionarlo con el niño.

El niño se quedó pronto dormido, sobre las cinco de la tarde. Hasta ahí, todo normal. Lo extraño fue cuando se dieron cuenta que, a las nueve de la mañana del día siguiente, el niño permanecía dormido y nada podía despertarlo. Inmediatamente, llamaron a una ambulancia.

El niño está hospitalizado y se le han realizado pruebas toxicológicas. Los padres podrían ser acusados por negligencia, poniendo a su hijo en peligro. Pendiente queda todo. La pobre abuela, dentro de su desconcierto, no volverá a preparar más galletas, según comentó el policía del caso.

Esperando que se quede en una mera anécdota, sirve para reflexionar de la capacidad de los niños para inventar e investigar. No se puede dejar cualquier cosa a su alcance que pueda causarles algún percance. Más cuidado para la próxima vez.

Vía | tn.com.ar

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 julio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *