Uno mas en la familia » Opinión » Nacimiento Lotus, mantener al bebé unido a la placenta tras el parto (II)

Nacimiento Lotus, mantener al bebé unido a la placenta tras el parto (II)

19 septiembre 2010

Nacimiento Lotus, mantener al bebé unido a la placenta tras el parto (II)
Ayer hablamos del nacimiento Lotus, la práctica que consiste en no cortar el cordón umbilical y preservar la placenta hasta que se desprenda por sí misma. Lo primero que llama la atención sobre este ritual es que no hay referencias a él que no nos lleven a las autoras de los libros, Shivam Rachana y sobre todo Sarah Buckley. No hay documentos médicos, ni antropológicos que hablen de esta costumbre en otras culturas, y si los hay están bien escondidos. La supuesta primera practicante moderna u occidental del nacimiento Lotus tampoco es fácil de encontrar, todas las referencias a Clair Lotus Day que aparecen en Google son a la frase que la menciona en el libro de Buckley.

Uno de los argumentos de los defensores de la conservación de la placenta, es que los chimpancés lo hacen. Dejando a un lado que somos especies diferentes, con una evolución distinta y que no se porque deben servirnos de referencia, la práctica es minoritaria. La mayoría de las hembras se comen la placenta tras el alumbramiento. Pero esto es anecdótico, lo importante es el argumento de que es bueno para la salud del bebé.

Buckley, porque no he encontrado nadie más supuestamente científico que defienda la práctica, afirma que el bebé recibe nutrientes y oxígeno de la placenta tiempo después del nacimiento. En parte tiene razón, la OMS estudia los beneficios del pinzamiento tardío del cordón versus el pinzamiento temprano. Pero no se refieren a días, sino a un plazo entre 30 y 120 segundos tras el alumbramiento. Después de ese tiempo, deja de pulsar y la placenta deja de tener utilidad. Además, como cualquier órgano no irrigado empieza a secarse y descomponerse.

Para evitar los olores de la putrefacción y su riesgo para la salud del recién nacido, los practicantes del Lotus, lavan la placenta y la conservan en agua con sal. Si fuera tan natural no se degradaría hasta que hubiera terminado su función, ¿no?.

El argumento emocional, al que se recurre cuando no hay evidencias científicas, es que para el bebé es menos traumático, es una transición tranquila y natural entre la vida intra y extrauterina. A no ser que nazca por cesárea programada, el parto implica sufrimiento y estrés. Es la consecuencia de la evolución de la hembra humana. La bipedestación complicó el parto, y así seguimos.

El cordón umbilical no tiene nervios, por lo que el bebé no puede sentir dolor. Buckley afirma que es una práctica traumática y que algunos pequeños se aferran a su cordón. Será que son los únicos recién nacidos que tienen consciencia de su cuerpo y mueven las manos y las usan a voluntad, sino no entiendo como pueden coger el cordón conscientemente y agarrarse a él. Afirma también que estos niños no pierden peso en la primera semana, como no hay estudios no puede probarse. Que se coman la placenta, que la planten en el jardín o la sequen me parece estupendo, allá cada uno. Pero que tengan a un bebé en contacto con un órgano que se está pudriendo me resulta dificil de entender y aceptar.

Esta historia no es nueva, una persona que afirma tener un título académico escribe un libro y lo promociona. En él hace alusión a datos históricos y antropológicos dificiles de comprobar. Utiliza un número suficiente de veces las expresiones “natural“, “respeto” o “trauma“, añadiendo referencias a prácticas animales, añade unas estadísticas que no es posible contrastar, datos científicos igualmente ocultos y ya tiene garantizado un número de seguidoras. La mayoría de ellas no se molestarán en indagar sobre el autor ni las referencias, les bastará con creer que es una vuelta a los orígenes, un desafío a la obstetricia moderna que ignora a la madre y tanto daño hace a la psique del bebé.

Después la historia se va engrosando con supuestas experiencias, otras reales que hay gente para todo, y se añaden datos, aparecen teorías sobre distintos lugares en los que se practica, diferentes orígenes, etc. Mientras la autora del libro, se dedica a rebatir en los foros angloparlantes a cualquiera que cuestione su libro, mientras lo vende en la portada de su web y recibe pingües beneficios, que crecerán en cuanto se edite en español y francés.

Estoy deseando ver quien será el gurú español que haga su adaptación de este libro. Y ya que estamos a ver cual es la siguiente práctica ancestral que debemos recuperar, quizá sea lavar a los bebés con nuestra propia lengua.

Foto | El brollo

Tags: , , , , ,
Otros artículos relacionados

15 comentarios en el artículo

  1. Ana

    Me parece que tratas el tema con muy poco respeto, como si te viniera mal que las mamás que lo deseen hagan nacimiento Lotus o laven a sus bebés con la lengua, o lo que sea que se les ocurra y sea INOCUO. Entiendo que no le encuentres sentido si lo que buscas es respaldo científico, pruebas, estudios. Pero no entiendo que no lo respetes, y que lo abordes desde la perspectiva de que Buckley lo que quiere es forrarse. Si quisiera forrarse, siendo obstetra se habría puesto a hacer cesáreas, que da mucha pero que muuuucha más pasta. No me ha gustado nada tu artículo.

  2. Belén

    Ana, en la palabra que pones en mayúsculas está la clave, no creo que sea inocuo mantener al bebé unido a un órgano putrefacto. No solo busco respaldo científico, si lo hubiera antropológico ya sería algo.
    Sí, me molesta que alguien utilice argumentos falaces para su propio beneficio a costa de las personas sin formación, ¿que hay de malo en ello?
    Respecto a las cesáreas creo que hay falta de información. Los ginecólogos no tienen un gen que les haga distintos del resto de los humanos, y por tanto la mayoría trabaja para vivir. Si ganaran tanto como se les supone no estaría la mayoría trabajando mañana, tarde y más de una noche. Tampoco son malas personas por naturaleza, que es lo que se les supone cuando se habla con tanta ligereza de cesáreas y dinero.
    Respecto a que no te guste el artículo, te agradezco mucho que lo digas, por supuesto no pretendo gustar a todo el mundo, ni por mi forma de escribir ni por lo que cuento ni por mi punto de vista. Al contrario, me encantaría que hubiera un debate argumentado y estoy dispuesta a cambiar de opinión si alguien me demostrara que estoy equivocada. De nuevo gracias, un saludo

  3. Ana

    Lo de que el órgano está putrefacto lo dices tú, tampoco está demostrado, por eso es una práctica inocua, hasta que se demuestre lo contrario. A mi me molesta que se utilicen argumentos falaces para desmontar otros argumentos que supuestamente también lo son. Así no acabamos nunca.
    Y bueno lo de las cesáreas es otro tema. Yo no he dicho nada de genes, de que los gines son malos,… nada. Hay de todo. Pero sigo pensando que si lo que quisiera esta mujer fuese forrarse, no lo haría así. Ella ha criado así, te guste o no.
    En fin, hay muchas más afirmaciones que me chocan del artículo, como que llames pinzamiento tardío a esperar entre 30 y 120 segundos. O que afirmes: “A no ser que nazca por cesárea programada, el parto implica sufrimiento y estrés. Es la consecuencia de la evolución de la hembra humana. La bipedestación complicó el parto, y así seguimos.” No es tan simple como eso. No se puede generalizar así, y menos sin ser una experta en la materia.
    Para mí el nacimiento Lotus de mi hija fue un regalo, y lo cierto es que ella se agarraba al cordón y a veces miraba la placenta con los ojitos bien abiertos, hasta que se secó y se cayó dos días después. Como no había herida de cortar el cordón no hizo falta curar nada, se secó desde el ombligo hacia fuera muy rápido. Y por supuesto no mojamos la placenta, la secábamos cada cierto tiempo y la drenábamos con sal.
    Por cierto, nació vaginalmente y me consta que no sufrió ni se estresó demasiado, por como estuvo las horas siguientes al nacimiento, despierta, tranquila, mirándome a los ojos. Estaba alerta, por que el parto es una experiencia muy fuerte y genera el estrés necesario para eso, para estar alerta ante un cambio tan importante para la personita que nace.
    Bueno no me enrollo más, sólo decir que aunque tengo mi manera de pensar y hacer las cosas, respeto que cada cual decida cómo recibir a su bebé, siempre y cuando se respeten las necesidades del pequeño. Y creo que merezco el mismo respeto.
    Gracias a tí por contestar, y saludos

    • Belén

      Ana, pues esto es más interesante de lo que parecía. Me encantaría saber como se irriga la placenta una vez desprendida del cuerpo. Y sino está irrigada ¿cómo vive?. ¿Qué tiene de especial este órgano que aguanta tanto si los demás son inservibles al cuarto de hora?. ¿Qué tiene esto de argumento falaz?
      Respecto al pinzamiento tardío, así lo define la OMS, no yo.
      Es fascinante también que no se pueda generalizar sobre el estrés del feto en el parto, entonces ¿qué pinta el cortisol en todo esto?
      Con todo el respeto del mundo, ni tu hija agarraba el cordón conscientemente, sino que se lo encontraba en el camino de sus manos, ni miraba la placenta, ya que la vista de un recién nacido no enfoca más allá de los 20 centímetros, más o menos la distancia de los ojos de mamá a los suyos mientras mama.
      También con todo el respeto, que tu hija estuviera alerta tras el parto no es nada reseñable, es lo normal, es para lo que estaba programada biológicamente. No tiene nada que ver con su placenta., ni con dar a luz en casa, en la bañera o en el hospital. Simplemente seguía la norma: alerta tranquila, sueño, alerta intranquila…
      Mientras no se demuestre lo contrario, un órgano en descomposición cerca del bebé es un riesgo para su salud, y diría que también para la de la madre recién parida. Eso no es opinable, ni hace falta ser un experto para saberlo. Respecto al beneficio, es precisamente lo que tendríais que demostrar para defender esta práctica.
      Esta señora puede criar como le plazca, faltaría más, pero que no diga estupideces como que sus hijos recuerdan sus partos. Si quiere proponer una teoría que la fundamente en condiciones y no nos tome a todas por tontas.
      Gracias de nuevo, un saludo

  4. Ana

    Para mí cada vez es menos interesante. No tengo ningún interés en convencerte de nada, y de lo que comentas no veo ningún dato nuevo. No he dicho que la placenta se irriga. No he dicho que vive. Sí que considero que es un órgano muy especial, pero eso es otro tema.
    Hay cordones que dejan de latir en 30 segundos y otros tardan 10 minutos. Debe cortarse CUANDO DEJE DE LATIR; no antes. O no cortarse, jejeje.
    El cortisol es una hormona útil, como todas, el cuerpo está diseñado para segregarla en un momento determinado, y como dije, cierto nivel de estrés es positivo, permite al bebé estar en alerta tranquila. Más estrés del necesario es lo que es dañino. Creo que esto ya lo sabemos, no?
    Con todo el respeto del mundo, no me conoces ni a mí ni a mi hija, y todos los bebés agarran el cordón dentro de la barriga como se puede ver en las ecos. Todos. Mi hija lo siguió agarrando fuera por que seguía estando ahí. Y sé que ven a 20 cm, la distancia a la que estaba la placenta cuando la miraba. Ni más ni menos.
    También sé que todos los bebés nacen en alerta tranquila, o deberían. Cualquiera que esté un poquito informado lo sabe.
    Insisto en que lo de que está en descomposición lo dices tú. No te pido que me lo demuestres a mí, yo lo tengo claro, he vivido la experiencia y conozco tres casos más, pero no me parece bien que haya mujeres que se informen con tu escrito poco documentado. A ver si va a ser opinable lo que tu digas sólo, jejejeje
    Me lo tomo con humor, y oye, haya paz, pero no tengo más ganas de discutir sobre esto. He aportado lo que tengo sobre el tema. Si te sirve bien, y si no, igual a otras personas, sí. Si no ves el beneficio, lo mejor es que cortes el cordón en tus próximos partos. Y si en un futuro tus hijos te cuentan su nacimiento, pues nos pones un post y nos lo cuentas. Hay que respetar un poco más, eh? Y no tomar a nadie ni por lista ni por tonta. Bastante nos juzgan a las madres como para encima juzgarnos entre nosotras.
    Saludos

  5. miljuguetes

    Es asombroso lo que aprendemos cada día. Siempre hay cosas nuevas que desconocemos

  6. Tormenta

    Tengo dos hijos que parí en mi casa. Al primero le corté el cordón umbilical después que dejara de latir. Y al segundo, no le corté el cordón. Quedó unido a su placenta durante 3 días hasta que el cordón se salió solo. Fue una experiencia muy hermosa y la recomiendo.
    Cuando nació mi segundo bebé lo tomé en brazos, me senté y le di la teta. A los 15 minutos maso menos me paré y salió la placenta. La pusimos en un colador para que se escurra la sangre y luego la envolvimos en una tela con sal gruesa. Me acosté para descansar al lado de mi bebé y al lado del bebé estaba su placenta. Me sorprendí mucho cuando al otro día el bebé no lloraba nada en ningún momento, parecía estar en absoluta paz y no necesitar nada más, ni siquiera la teta!! yo se la ponía en la boca porque pensaba que tendría hambre y realmente no la quería. Al final del día empezó a tomar algo. Esos tres días que estuvo unido a su placenta el bebé estuvo con una tranquilidad impresionante. Y fue muy notoria la diferencia de su comportamiento cuando se cayó el cordón. Apenas sucedió, empezó a estar mas inquieto, querer mas teta, y llorar.
    Uno de los beneficios que me habían dicho que tenía el no cortar el cordón era el que ellos vienen al mundo con mas paz y mi experiencia fue así.
    Con respecto al peso del bebé también me habían dicho que bajaban menos de peso, y una razón puede ser que no pierden energía llorando..
    No hubo ningún problema con la placenta, no se pudre y no hay ningún riesgo para nadie. Luego enterramos la placenta y plantamos un árbol encima.
    Espero que este relato sirva para que se saquen los prejuicios del parto lotus ó parto integral. Yo me animé a hacerlo primero porque sentía que iba a ser bueno para el bebé, y porque una amiga mía lo había hecho que a la vez una amiga de ella también lo había hecho. Todas las experiencias que he escuchado fueron muy buenas.
    Gracias por abrir sus mentes y corazones..

    • Belén

      Tormenta, gracias por compartir tu experiencia. Lo único objetivo de lo que hablas es sobre si la placenta se pudre, y como todo órgano no irrigado lo hace. Lo demás es tan subjetivo que no puedo opinar. Un saludo

  7. Pepi

    Cuando le cortais las uñas al bebé o el pelo…. tambien lo guardais unido???
    Y sus heces? o el pis?? al fin y al cabo es parte de su ser!

    Menuda panda de incultas, creerse que tener algo putrefacto al lado del bebé produce beneficios, ay dios mio hasta donde llega la tonteria humana…

    por cierto, en la pared de mi cuarto de baño tengo manchas de humedad, o es la cara de cristo que viene a verme?? juas juas

    guardad los pañales al lado vuestra, es lo antropologico

    asi nos va en este pais….

  8. Tormenta

    La placenta de mi bebé no se pudrió, y eso que tardé meses en enterrarla. Quizá porque le puse sal. Así que no tuve nada putrefacto al lado de mi bebé. Mi bebé estuvo con su placenta después de nacer durante 3 días hasta que el cordón se salió solo de su ombligo. Estuvo al lado de su placenta como lo hizo durante 9 meses. El parto lotus tiene muchos beneficios, si realmente no quieren ser incultas como enjuician investiguen en vez de opinar solo por leer un artículo prejuicioso. Les deseo todo el amor a sus mentes necesitadas de paz.

    • Belén

      Tormenta, no es lo mismo la placenta en tu cuerpo que, una vez nacido el bebé. Es un órgano que cumple su función en el cuerpo de la madre y no tiene ninguna fuera de él, ya que está muerto. Eso es ciencia, es irrefutable. En lugar de sal podrías haberla puesto en formol y la tendrías aún.
      Es un riesgo para la salud del bebé mantener la placenta muerta junto a él y sobre todo no le aporta nada. Solo hablas de paz y tranquilidad, pero no me cuentas ningún beneficio mensurable.
      No quiero ser inculta, dame datos científicos sobre los beneficios y fundamentos de esta práctica, por favor.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Enlaces a esta entrada

  1. Bitacoras.com 19 septiembre 2010
  2. Tu nacimiento puede condicionar tu vida, según María Luisa Becerra 28 febrero 2011
  3. Artículos absurdos para bebés 19 abril 2011

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información